Investigación advierte que las misiones de ayuda son ‘guarida” de los abusadores
Misión humanitaria de la ONU. Foto: Chetan Sharma/Unsplash.com

Miembros del Parlamento del Reino Unido aseguran que hay una plaga de abuso sexual y explotación de las mujeres locales por parte de los trabajadores de asistencia internacional, y describieron al sector como “la última guarida” de los perpetradores.

Una investigación parlamentaria encontró evidencias de la extensión del abuso de beneficiarios, investigaciones poco efectivas y el despido de informantes, a pesar de una reciente serie de escándalos que provocaron algunas reformas.

Los depredadores sexuales aún pueden ser recontratados porque los mecanismos de vigilancia y denuncias son inadecuados, según el Comité de Desarrollo Internacional (IDC), y concluyeron que la cultura de asistencia es un factor significativo en el tamaño del problema.

Es probable que la pandemia de coronavirus haya agravado el problema, dijo el IDC, pues la escasez de alimentos y los recortes a la asistencia exacerbaron la vulnerabilidad de la mayoría de las mujeres recipientes.

También lee: El mundo en 2021: Cómo cambiará la política global

Sarah Champion, directora del IDC, dijo: “Nuestra investigación encontró que el abuso de los beneficiarios es extendido, y que el sector de hecho se ha convertido en la última guarida de los perpetradores.

“A través de la investigación nos enteramos de los actos repetidos de los abusadores impunes, de la persecución contra los informantes y de la imposibilidad de las víctimas por encontrar justicia.

Sé que la mayoría de los trabajadores de asistencia son personas dedicadas, orgullosas de servir, pero hasta que los perpetradores de la explotación y los abusos estén fuera del sector, permanece una oscura sombra sobre su buen trabajo”.

Las grandes organizaciones de asistencia internacional podrían prevenir el abuso sexual si detienen la “actitud condescendiente” de imponer programas sin incluir a los beneficiarios y a los grupos locales en sus esquemas, según Champion.

Los representantes reconocieron las mejorías alcanzadas por el gobierno, las ONG y la ONU, después de la exhibición del escándalo de abuso sexual de Oxfam en Haití en 2018, incluyendo mejores protecciones para los informantes y entrenamiento para los empleados. Pero exhortaron a tomar acciones en todo el sector para asegurar mejores mecanismos de denuncia para las personas locales afectadas.

En septiembre del año pasado, una investigación que le tomó un año a la Thomas Reuters Foundation y a New Humanitarian aseguró que las mujeres en la República Democrática del Congo son explotadas por trabajadores de asistencia extranjera. Los representantes dijeron que el abuso es un “secreto a voces”, pero que “se hace muy poco” para detenerlo.

También les preocupa que la policía no siempre investiga efectivamente las acusaciones, ni recibe las denuncias adecuadas, lo que significa que los abusadores suelen escapar sin castigos y obtener otros trabajos.

Una pequeña encuesta respaldó la investigación, pues el 73% de los encuestados dijo creer que la explotación y el abuso sexual aún son perpetrados por los trabajadores de asistencia, mientras que el 57% dijo que las políticas de denuncias de sus organizaciones no son adecuadas.

El reporte, publicado el jueves, dice que la introducción de cambios no debe consistir sólo en “marcar casillas en una lista”, y que falle al examinar la cultura subyacente que permite la persistencia de la explotación sexual.

También señaló a la ONU, porque no debería utilizar los derechos de inmunidad durante las misiones como escudo para los perpetradores.

Helen Stephenson, directora ejecutiva de Charity Commission for England and Wales, dijo que el reportaje es “una lectura sombría”.

Como reguladora, su organización fortaleció el trabajo, tomó acciones donde era necesario y mejoró sus procedimientos de denuncia. “La comisión, no obstante, sólo puede formar parte de la solución, y como el comité reconoce adecuadamente, es necesario que los gobiernos y reguladores de todo el mundo actúen, también la ONU, así como organizaciones de asistencia individual y ONGs”, dijo Stephenson.

La comisión dijo que condujo 181 investigaciones relacionadas con protecciones en 2020. En 2012 fueron cinco.

La Foreign, Commonwealth and Development Office dijo que el gobierno fijó mejores estándares y procedimientos de averiguación y publicó una nueva estrategia de protección en el sector de asistencia del Reino Unido.

“Estamos analizando con cuidado el reporte de IDC mientras continuamos con los esfuerzos para identificar abusos”, dijo un portavoz.

Un portavoz de la ONU dijo: “La ONU no considera que la inmunidad sea una barrera para las investigaciones o litigios nacionales en los casos de acusaciones de explotación y abuso sexual”.