María Isabel San Agustín es liberada tras permanecer 11 años en prisión
La mujer fue sentenciada a 65 años de prisión por secuestro. Foto: Sáshenka Gutierrez / EFE

María Isabel San Agustín fue liberada, luego de permanecer 11 años detenida injustamente en el penal de Santa Martha Acatitla, en la Ciudad de México; la mujer de origen indígena estaba acusada de secuestro y había sido sentenciada a 65 años de prisión. 

“Mucha felicidad. Gracias, se me hizo justicia, se me hizo justicia. Nunca me imaginé. Espero que esto sirva para todas las que están aquí, injustamente, que se les haga justicia porque aquí la mayoría de la población es inocente”, dijo en breves declaraciones a medios de comunicación presentes al exterior del penal.

Te puede interesar: AMLO anuncia liberación de adultos mayores, torturados y sin sentencia en penales federales

La mujer fue recibida por algunos de sus familiares y acusó que pasó 10 años en dicho lugar, sin haber cometido delito alguno.

Durante la tarde de este 5 de agosto, Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, informó que María Isabel San Agustín sería liberada este día.

“Me comuniqué con la familia de la señora María Isabel San Agustín para informarle sobre su liberación en las próximas horas, después de sufrir tortura y pasar once años injustamente presa”, escribió en su cuenta de Twitter.

La mujer de origen indígena fue detenida en la alcaldía Milpa Alta; en 2013 la sentenciaron a 65 años de prisión por el delito de secuestro. 

Sin embargo, en 2018, la otrora Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México ordenó que el proceso se repusiera y que a la mujer se le aplicara el protocolo de Estambul. 

Lee también: Los gobernadores de Morena se suman al decreto de AMLO para liberación de presos

El 29 de julio, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el gobierno federal presentaría un declaro para liberar a las personas que permanezcan en cárceles federales, tengan más de 75 años lleven más de 10 años en prisión y se haya comprobado, mediante el protocolo de Estambul, que fueron víctimas de tortura.

Ese mismo día, el Alejandro Encinas, subsecretario de Gobernación, informó que María Isabel San Agustín permanecía presa por un “problema burocrático absurdo”.