EU multó a Boeing con 2.5 mil MDD por el fraude relacionado con el 737 Max
Un Boeing 737-800 de WestJet prepara su aterrizaje en el aeropuerto internacional de Vancouver. Foto: Ben Nelms/Reuters

Boeing recibió una multa de 2.5 mil millones de dólares por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos tras ser acusada de fraude y conspiración en relación a dos accidentes fatales de su aeronave 737 Max.

Los empleados de Boeing eligieron “el camino de las ganancias sobre la honestidad al ocultar información material” de la Administración Federal de Aviación (FAA), según lo que escribió en un comunicado David Burns, el asistente del fiscal general de la división criminal del Departamento de Justicia.

Burns dijo que la compañía también realizó “un esfuerzo para encubrir su engaño”.

También lee: Bill Gates apoya oferta de Blackstone para adquirir firma británica de jets privados

Las autoridades de aviación prohibieron los vuelos del Max en todo el mundo en marzo de 2019 después de los accidentes en Indonesia y Etiopía que mataron a 346 personas. Una investigación del Congreso en marzo de 2020 concluyó que Boeing promovió una “cultura de encubrimiento” y fue “ampliamente ineficiente” en su supervisión del desarrollo del Max. En una intensa audiencia del congreso en octubre de 2019, el senador Richard Blumenthal acusó a Boeing de vender “ataúdes voladores” como resultado de su decisión de ocultarle problemas a los pilotos.

“Los trágicos accidentes del vuelo 610 de Lion Air y el 302 de Ethiopian Airlines exhibieron la conducta fraudulenta y engañosa de los empleados de una de las compañías líderes en la manufactura de aviones comerciales”, dijo Burns.

Boeing admitió que dos de sus pilotos técnicos engañaron a los reguladores sobre la seguridad del software MCAS de prevención del Max, implicado en los accidentes fatales. En ambos casos, los aviones se estrellaron poco tiempo después de despegar cuando los pilotos perdieron la capacidad de retomar el control de los aviones que caían en picada.

La resolución incluye $2.2 mil millones de dólares ($44 mil millones de pesos) en compensación para las familias de los fallecidos en los dos choques del Max, y una multa de $243 millones de dólares ($4.8 mil millones de pesos).

En un comunicado, Boeing volvió a culpar a sus exempleados.

El “acuerdo está basado en la conducta de dos ex empleados de Boeing y su fracaso intencional en informar al FAA Aircraft Evaluation Group (AEG), el grupo dentro de la FAA responsable de las determinaciones sobre el entrenamiento de los pilotos, sobre los cambios al maneuvering characteristics augmentation system (MCAS)”, dijo la compañía.

David Calhoun, presidente y director ejecutivo de Boeing, dijo: “Creo firmemente que aceptar esta resolución es lo correcto, un paso que reconoce adecuadamente cómo fracasamos en nuestros valores y expectativas.

“Esta resolución es un recordatorio serio para todos nosotros sobre la importancia de nuestra obligación de transparencia con los reguladores, y de las consecuencias que nuestra compañía puede enfrentar si cualquiera de nosotros no cumple con las expectativas”.

Boeing ya revisó los problemas del Max, y el avión volvió a servicio en Estados Unidos en diciembre.

Los abogados de las familias de los fallecidos en el accidente de Ethiopian Airlines desestimaron la resolución y dijeron que continuarán su litigación contra Boeing.

“Los alegatos en el acuerdo de la demanda diferida son sólo la punta del iceberg de las irregularidades de Boeing, una corporación que paga miles de millones de dólares para evitar responsabilidades criminales mientras obstruyen y pelean con las familias en la corte. Este acuerdo, incluyendo el ‘fondo para las víctimas del accidente’, no tiene ningún peso sobre el litigio civil pendiente contra Boeing, el cual planeamos procesar por completo para asegurar que las familias reciban la justicia que merecen”, dijo Clifford Law Offices en una declaración.

“Dijeron que el 737 Max no debería haber vuelto a servicio “hasta que todas las deficiencias de la aeronave sean corregidas y haya sido sometido a revisiones de seguridad independientes y transparentes, lo que no ha sucedido hasta la fecha”.