Entre pedales y paisajes: escápate al Parque Fundidora
Relájate y conoce más sobre el Parque Fundidora de Monterrey. Foto: Parque Fundidora

Más de 10 años y una pandemia habían pasado desde la última vez que me subí a una bicicleta. Pero mis vacaciones fueron el pretexto perfecto para hacerlo en un escenario único: el Parque Fundidora de Monterrey.

Era mediodía, el calor rozaba los 40 grados, pero visitar el Parque Fundidora es una parada obligada para quien visita Monterrey. El clima hace imposible para un chilango recorrer el lugar a pie, pero montar una bicicleta para visitar el lugar, que cuenta con 144 hectáreas, es la mejor opción.  

Aunque el acceso al parque es gratuito, la renta de las bicicletas tiene un costo de 60 pesos la individual, mientras que la bici doble cuesta 80 pesos, solo se necesita dejar una identificación oficial, y puedes disfrutar de este servicio de lunes a domingo de 9:00 a 22:00 horas.

Los más de 8.5 millones de visitantes que cada año tiene el Parque Fundidora pueden asistir de lunes a domingo de 6:00 a 22:00 horas para conocer más sobre ese lugar turístico de Monterrey, donde se puede hacer una parada en el Paseo Santa Lucía, un canal artificial que refresca la mirada ante la inmensidad del parque.

Mientras se pedalea se puede sentir el viento en el rostro y observar el Cerro de la Silla, un lugar también emblemático del estado del norte. La pista ciclista muestra los aceros que ocultan una historia que se remonta al año 1900, cuando se fundó la Compañía Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey que con el tiempo se transformó en la empresa paraestatal Fundidora Monterrey.

Declarada en quiebra en 1986, fue hasta marzo de 1988 cuando se expropiaron los terrenos para la construcción de un parque-museo tecnológico y centro de exhibiciones.

El esfuerzo tras pedalear durante casi una hora y el cálido ambiente hacen necesaria una parada para rehidratarse. Ya sea que tu lleves tu propia agua o te acerques a uno de los kioscos que ofrecen, además, algunas golosinas para los más pequeños, estas pequeñas pausas son ideales para tomarte la foto junto a las moles de hierro de la vieja fundidora o, simplemente, para que admires la tranquila escena en este oasis urbano.

El 24 de febrero de 2001 se inaugura Parque Fundidora y se le nombra como Museo de Sitio de Arqueología Industrial que alberga dos lagos y 23 fuentes, 3.4 kilómetros de pista y 127 piezas museográficas.

El clima en el estado no da tregua a los visitantes en ningún momento del año, pero un paseo en bicicleta y después recargar energías con una carne asada acompañada de una cerveza, también un clásico del lugar, hace amenos y hasta disfrutables los casi 40 grados de temperatura ambiente.