Tlayacapan: En la nariz de la Tierra
Naturaleza e historia se combinan en Tlayacapan. Foto: Twitter / a_jinete

Casi todos los sitios cuentan con un lugar al que denominan central. Si México está en el “ombligo de la luna” o China se traduce como “el imperio central”, el pueblo mágico de Tlayacapan, ubicado en Morelos, no es la excepción.

Fundado por los antiguos olmecas y luego habitado por los xochimilcas, Tlayacapan puede traducirse como “en la cima de la Tierra” o en “la nariz de la Tierra”, y las alturas de los cerros que circundan a la población no hacen sino constatar su nombre.

Recorrer Tlayacapan, población ubicada a poco más de 100 kilómetros de la Ciudad de México, implica comenzar desde dentro de las calles bien trazadas del pueblo hacia afuera, como si se tratara de una de las numerosas flores que, durante prácticamente todo el año, se atisban en el entorno siempre verde que la rodea.

Así, los pasos deben alinearse hacia el exconvento de San Agustín, el cual data del siglo XVI y fue catalogado desde 1994 como parte del Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco. Aunque fue afectado por el sismo de 2017, apreciar el edificio es uno de los momentos imperdibles del paseo.

Tlayacapan: En la nariz de la Tierra - Capilla-960x1280
Foto: Twitter / Visit Tlayacapan

En contra esquina se encuentra el Mercado municipal, centro de reunión en el que puedes adquirir piezas de la famosa alfarería del lugar. Además, puedes probar los verdaderos sabores de Morelos, pues en sus locales encuentras cecina, frutas, verduras y guisos tradicionales. En sus inmediaciones también puedes encontrar el Mercado del artesano, donde podrás comprar souvenirs que te cuentan una historia más allá del tiempo.

Actualmente convertido en la Casa de Cultura de Tlayacapan, el edificio de La Cerería es otro punto histórico en el que vale la pena detenerse. Erigida como casa del encomendero durante la Colonia, su grandeza es digna de verse.

Tlayacapan: En la nariz de la Tierra - Cereria-1280x960
La Cerería. Foto: Twitter / Visit Tlayacapan

A lo largo y ancho de Tlayacapan podrás ver una serie de capillas, cuyas portadas son un verdadero tesoro del barroco mexicano y muestran la rica fusión del dogma europeo con la excelencia artesanal indígena.

Se dice que una de las moradas de Hernán Cortés estuvo aquí, en la exhacienda de San Nicolás Pantitlán, legada a uno de sus nietos y posteriormente tomada bajo la protección del gobierno local.

Tlayacapan: En la nariz de la Tierra - Rupestre-1280x850
Foto: Twitter / Visit Tlayacapan

La naturaleza es una de las grandes bazas de la localidad, y puede encontrar numerosas ofertas ecoturísticas, de temazcales y spas que aprovechan los recursos locales para crear experiencias únicas.

Adéntrate en los cerros para subir a la localidad de San José de los Laureles, un hermoso mirador natural que te permite percibir al hermoso Tlayacapan como una joya de barro envuelta en un pañuelo profundamente esmeralda.