Hipo: qué es, qué lo produce y de qué forma se quita
Foto: Envato

¡Hip! ¡Hip! ¡Hip! ¡Hip! Invariablemente todos hemos tenido hipo muuuchas veces en la vida. A veces causa risa, otras desesperación y, cuando son nuestros hijos los que lo tienen, es seguro que hayas intentado con varios remedios caseros para tratar de calmarlo.

Pero, ¿te has preguntado de dónde surge ese ruido tan peculiar? ¿Cómo es que se produce? ¿De qué forma podemos quitarlo? ¿Es normal? ¿Cuándo deberíamos ir al médico?

¿Qué es el hipo?

El hipo es muy frecuente en bebés, pero también en niños mayores y en adultos. Es muy común y normal.

“Se trata de una respuesta del organismo a un espasmo o irritación que sufre el músculo llamado diafragma, el cual se encuentra entre el abdomen y el tórax y que se usa para respirar”, dice la doctora Mónica Soto, médica general, egresada de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“El estómago está colocado justo debajo del diafragma. Cuando se distiende irrita unos nervios que producen descarga y eso hace que el diafragma se contraiga de repente, de forma brusca e involuntaria. Se cierra la glotis y por consiguiente se cierran también las cuerdas vocales.

“El proceso se lleva a cabo a gran velocidad y es lo que provoca el ruido que todos conocemos como hipo, el clásico ‘hip’. Esto es auto limitado, benigno y por lo general no expresa ningún síntoma de enfermedad grave“, añade la doctora

¿Cuáles son las causas del hipo?

En el caso de los bebés es muy frecuente tras una toma de leche. Puede ser porque haya comido muy rápido, con mucha ansia o que haya tragado mucho aire. Otra causa es que esté muy lleno y eso provoque que el estómago se distienda. Otra causa es que haya llorado mucho y tragado mucho aire.

“En niños mayores o adultos también es por tener el estómago muy lleno. Por tomar bebidas o muy calientes o muy frías. El gas de los refrescos también puede provocar hipo. A veces no hay una causa específica para la estimulación de este órgano“, comenta Soto.

De acuerdo con Clínica Mayo, en su artículo, Hipo: síntomas y causas, otros detonantes son “tomar bebidas con gas, beber demasiado alcohol, comer demasiado, cambios bruscos de temperatura, comer demasiado,
deberse a una comida abundante, bebidas alcohólicas, o una emoción repentina”.

¿Qué hacer para quitar el hipo?

“En realidad no se tendría que hacer nada, solo esperar porque se quita después de minutos. Hay a muchos papás a los que les preocupa que sus bebés tengan hipo. En general todos los métodos que se usan para eliminar el hipo consisten básicamente en que el diafragma se estire y se relaje. Lo que se puede hacer es recostar al bebé sobre el lado derecho. Si es muy pequeñito, la mamá se le puede dar pecho para que tome leche y estimule un poco el vaciamiento gástrico.

“En niños mayores o en adultos seguro muchos conocen los trucos caseros. Tomar una cucharadita de miel, contener la respiración, taparnos la nariz y la boca como si nos fuéramos a destapar los oídos, soplar una bolsa de papel, ponerte azúcar en la lengua, hacer gárgaras o tomar sorbos de agua simple” dice la Dra. Soto.

Muchas mamás agregaríamos el que quizá es el remedio más famoso: ¡que alguien te pegue un buen susto! ¡Buuu!

¿Debemos preocuparnos por el hipo?

En la gran mayoría de las veces no hay nada de qué preocuparnos, generalmente dura poco y solo se quita.

“En el caso de los bebés hay que acudir a un médico cuando el hipo dura más de tres horas o cuando también hay otros síntomas como llanto, irritabilidad y fiebre. En esos casos el doctor deberá evaluar al bebé por si llegara a haber una lesión que se manifieste por medio del hipo.

“En el resto de los casos es normal y lo más habitual es que desaparezca entre tres y cinco minutos sin nada más necesario. En muy raras ocasiones el hipo dura días, incluso meses. Deberás acudir al médico cuando el hipo dure más de 20 días. El experto determinará si son necesario estudios o qué medidas terapéuticas son convenientes de acuerdo a cada caso”, finaliza la experta.

Este artículo se publicó originalmente en Baby Creysi. Consúltalo aquí.