Asesora en lactancia: qué hace y cómo puede ayudarte
La lactancia materna es un proceso que representa beneficios infinitos para madre e hijo. Foto: cottonbro/ Pexels

Antes de tener hijos, muchas mujeres piensan que dar pecho no implica ninguna complicación. La lactancia es un proceso natural que se lleva a cabo desde tiempos inmemoriales, así que lo más probable es que no sea necesaria la ayuda de nadie, ¿cierto? Desafortunadamente, no siempre es así. A veces nos vemos en la necesidad de recurrir a una asesora en lactancia.

En la actualidad, algunas mamás se encuentran con que la lactancia les resulta compleja y abrumadora. Muchas sienten dolor, otras no saben cómo ayudar a sus bebés a prenderse bien del pezón; algunas creen que su producción aumentará si ingieren remedios o están seguras de que no tienen suficiente leche. Muchas, de plano, abandonan la misión con una enorme carga de culpa y frustración. ¿Qué no se trataba de un proceso natural? ¿Por qué ocurre todo esto?

La lejanía con la lactancia

Recordemos que, desde hace algunas décadas, la lactancia fue sustituida en muchas familias por las fórmulas lácteas y el biberón, lo cual detuvo la transmisión de conocimiento en torno a esta práctica.

“Para el bebé sí es un instinto y para la madre es un aprendizaje que ocurriría a temprana edad si hubiera sido amamantada ella misma de manera “prolongada”, si hubiera visto amamantar a sus hermanas, si hubiera visto a sus tías, a las vecinas, si hubiera escuchado conversaciones sobre el tema; si en los cuentos infantiles y las películas hubiera niños y niñas amamantándose”, explica Mariana Álvarez, especialista de Casa de Lactancia y Crianza.

La leche materna es un fluido vivo, en constante cambio y adaptación, con una capacidad protectora sin igual.

Pero a raíz de la introducción de la fórmula en nuestras vidas, los trabajos demandantes, la falta de corresponsabilidad en la crianza, la ausencia de tiempos justos de incapacidad para las mamás trabajadoras que acaban de parir y otros factores, la sociedad se ha separado de este conocimiento vital que podría ahorrarle a los gobiernos del mundo un sinnúmero de problemas de salud pública. Según la Organización Panamericana de la Salud, la lactancia materna evita una gran cantidad de enfermedades en la infancia que representan un alto costo para la salud pública.

Para muchas mujeres, entonces, es cada vez más difícil tener información de primera mano sobre lactancia que les ayudaría a resolver dudas que se presentan en cuanto nace el bebé. Además, existen otras variables externas que comprometen seriamente el establecimiento de la lactancia. Mariana Álvarez menciona, entre ellas:

  • La intervención no adecuada de enfermeras y médicos.
  • La confusión de succión en el bebé debido a la introducción del biberón inmediatamente después del nacimiento.
  • Falta de apoyo y de interés de la pareja y los familiares.
  • Los innumerables mitos en contra de la lactancia tan asimilados culturalmente, incluso por los profesionales de la salud.

Aliadas de vida

Para Mariana Álvarez, la ayuda de una asesora es vital porque “la lactancia es la culminación del nacimiento de un bebé y aunque se vean y traten como procesos separados e independientes, no lo son. Consultar a especialistas en lactancia desde el embarazo debería significar más posibilidades para la mamá de hacerse consciente de esto”.

La lactancia materna es un proceso que representa beneficios infinitos para madre e hijo. Establecerla y superar los retos que implica en un mundo tan hostil para las madres depende, en gran medida, de las redes que cooperen con ella y el acompañamiento que pueda dársele. “No deberíamos de tener la necesidad de hablar de “apoyo” a la lactancia porque tendría que ser natural, porque todos los adultos fuimos bebés y todos los bebés serán adultos que construirán mundos. Perdimos de vista aspectos esenciales de nuestra experiencia humana, al punto de que como sociedad no sabemos criar. Tenemos que replantearnos todo”, asegura la especialista.

Quizás hoy no sabes qué tan necesario es prepararte para ese momento. No tengas duda: es prioritario, y mucho. Busca toda la ayuda necesaria: en algunos lugares, las asesoras en lactancia ofrecen su asesoría de manera gratuita.

Aprovecha la oportunidad de obtener los beneficios de la lactancia materna: estos son incalculables. “La leche materna es un fluido vivo, en constante cambio y adaptación, con una capacidad protectora sin igual, no solamente para el bebé sino también para la madre, en el momento presente y durante toda la vida”, concluye Álvarez.

La lactancia materna es un proceso que representa beneficios infinitos para madre e hijo.

Este artículo se publicó originalmente en Baby Creysi. Consúltalo aquí.