La importancia de celebrar el Día de la Niña y el Niño
Feliz Día del Niño Foto: Envato Elements

El Día del Niño y la Niña no es exclusivo de México (aunque cada país lo celebra en una fecha distinta): es un momento en el que el tema de la infancia y su forma de vida se vuelve universal. También nos recuerda los derechos de la infancia. Te explicamos la importancia de celebrarlo y conocer su significado.

La creación de esta celebración surgió como una propuesta mundial. En los años cincuenta, la Asamblea General de las Naciones Unidas recomendó que los países establecieran una fecha para difundir y promover los derechos de la infancia. La idea era que se utilizara para plantear jornadas de actividades que ayudaran a las sociedades a hacerse conscientes de la necesidad imperiosa de procurar el bienestar de la niñez.

Pero vayamos atrás y recordemos un poco el contexto: en la década de los cincuenta, el mundo aún no sanaba las profundas heridas que provocaron las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial. Este conflicto bélico propició la creación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), grupo que un par de años más tarde redactó un documento muy importante para la humanidad: la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Te recomendamos: La-Lista de experimentos con agua

Pero había un detalle: la declaración, al hablar de toda la humanidad, incluía a la infancia, pero no hablaba de sus particularidades. Era necesario ser más específicos porque la infancia, de hecho, es una etapa en la que tenemos justamente necesidades específicas que nos vuelven más vulnerables. 

En los cincuenta, entonces, la discusión sobre la importancia de plantear en un documento cuáles eran los  derechos de la infancia se volvió parte de la agenda y la tarea culminó a finales de la década, momento en el que surgió la Declaración de los Derechos de los Niños. Desde entonces, sus defensores han luchado incansablemente porque los Estados no violen y también procuren el respeto a estos derechos que velan por la dignidad de nuestras infancias.

Te recomendamos: Recetas saludables para celebrar el Día del Niño

Día de la Niña y el Niño: derechos de la infancia

La realidad es que los derechos de los niños y adolescentes son un fundamento basado en el respeto, el amor y el cuidado que merecen todas las infancias del mundo. Si reflexionamos en torno a estos principios notaremos su lógica y lo mucho que nos involucran como madres y padres: 

  • La infancia merece vivir y merece hacerlo con un respeto absoluto e indiscutible a su dignidad. 
  • Merece también ser prioritaria, pues tiene menos recursos físicos, emocionales, económicos y mentales para valerse por sí misma en comparación con cualquier adulto. 
  • Merecen no ser invisibles: necesitan tener un nombre, una nacionalidad y documentos que avalen su existencia.
  • La infancia merece vivir en familia y estar junto a los cuidadores que la aman y respetan en un ambiente libre de violencia.
  • Deben ser tratados como iguales y vivir sin discriminación porque no hay adultos ni otros niños que valgan más o menos y merezcan más o menos.
  • La infancia necesita crecer en un ambiente sano y que posibilite su desarrollo mental, espiritual, físico, cultural, material, social y ético.
  • Es urgente que reciban una crianza amorosa y libre de violencia, que respete su integridad personal, que posibilite su descanso y esparcimiento, que le permita participar, reunirse y asociarse con sus pares, expresarse libremente y tener libertad en sus convicciones y maneras de pensar.
  • La infancia tiene derecho a ir a la escuela y a contar atención médica prioritaria
  • La infancia especialmente vulnerable, con discapacidad o la infancia migrante tiene derecho a ser incluida y protegida.

Te recomendamos: La-Lista de actividades y espectáculos para celebrar el Día del Niño en la CDMX

Durante el Día de la Niña y el Niño, las madres y padres queremos llenar de gozo a nuestras hijas e hijos porque hacerlo nos brinda una alegría que no se experimenta de ninguna otra manera. 

Una manera de posibilitar que esta etapa única e irrepetible sea no solo un buen recuerdo, sino también el proceso de formación saludable y amoroso de alguien que en el futuro será capaz de construir paz en comunidad, es vivir abrazando el respeto como un principio no negociable: respetar su derecho felices. 

Este artículo se publicó originalmente en Baby Creysi. Puedes leerlo aquí.