¿Acaso soy un padre sobreprotector?
Foto: Shutterstock

Podrías ser un padre sobreprotector y aún no haberte dado cuenta. En ocasiones el cariño nos lleva a los extremos. ¡Ten cuidado! La crianza sobreprotectora apunta hacia los padres que vigilan o controlan las acciones de sus hijos de manera exagerada; seguramente porque quieren garantizar el bienestar de los pequeños, pero ser padres sobreprotectores no los hace precisamente buenos padres. Te has preguntado, ¿acaso soy un padre sobreprotector?

Los esfuerzos, tanto de los padres como de los cuidadores, por procurar el bienestar y la seguridad de los pequeños tienen una delgada línea entre lo óptimo y lo nocivo. Algunas acciones pueden ser intrusivas e incluso perjudiciales. Este estilo de crianza puede causar problemas en la dinámica familiar y atrofiar el desarrollo general del niño, es por eso que hoy te platico un poco del perfil de los padres sobreprotectores. ¡Toma nota!

¿Soy un padre sobreprotector?

Todos los padres quieren que sus hijos estén sanos y que les vaya bien en la vida, pero los padres sobreprotectores a menudo experimentan una intensa ansiedad por la seguridad de sus hijos. Como resultado, tienden a micromanipular a sus hijos para evitar que se arriesguen o se lastimen.

Los padres sobreprotectores se alteran por muchas cosas, además de por la seguridad física de sus hijos se preocupan por la capacidad de su hijo para actuar, tener éxito o manejar una situación particular; están tan intranquilos por la seguridad física y emocional de sus hijos que eliminan proactivamente todos los obstáculos para ellos. Si bien su intención puede ser buena, esto impide que los niños desarrollen muchas de sus habilidades.

¿Acaso soy un padre sobreprotector? - shutterstock_1397746271-1024x666
Hay una delgada línea entre cuidar y sobreproteger. Ilustración: Shutterstock

Algunos signos comunes de los padres sobreprotectores son:

  1. Hacerse cargo del trabajo escolar de sus hijos para ayudarlos a obtener una buena calificación.
  2. Checar continuamente a su hijo cuando está con amigos o familiares.
  3. Recordarle constantemente acerca de evitar el peligro.
  4. Hacer todas las tareas del hogar sin pedirle al niño que se involucre.
  5. Planificar todas las actividades sociales del pequeño.
  6. Personalizar los sentimientos de su hijo.
  7. Invadir constantemente su privacidad.
  8. Prohibir o desalentar a su hijo de tomar riesgos apropiados para su edad.
  9. Fomentar un sentido de extrema dependencia.

¿Cuál es el impacto de los padres sobreprotectores en la salud mental de sus hijos?

La crianza sobreprotectora puede afectar a los niños en su crecimiento de muchas maneras. Cuando un niño siente continuamente la necesidad excesiva de tener éxito, esta presión puede afectar su autoestima y su temperamento en general y llevarlo a tener problemas de salud mental relacionados con la depresión, la ansiedad, las relaciones codependientes, los trastornos alimentarios y el consumo de sustancias; o pueden volverse impulsivos e irresponsables porque saben que alguien siempre estará allí con una red de seguridad.

Todos los niños deben aprender que necesitan comprender e implementar habilidades para la vida independiente. Esto es esencial para la felicidad y el éxito a largo plazo, pero si un padre siempre rescata a su hijo del daño, el niño nunca comprenderá realmente el riesgo o el fracaso.

Ejemplos de crianza sobreprotectora:

Muchos de nosotros hemos visto a padres sobreprotectores en los parques o en la escuela, sin embargo, en una sociedad donde muchos padres sienten la necesidad de hacer todo por sus hijos es posible que no puedas distinguir la diferencia entre la preocupación típica y la crianza sobreprotectora.

Te presento algunos ejemplos:

  1. Revoloteando sobre un pequeño.
    Echa un vistazo a cualquier parque y probablemente veas este tipo de conducta: ahí está un papá entrando en pánico, parado justo al lado de sus hijos pequeños, presto para atrapar una caída y aún más rápido para reaccionar ante la angustia de su hijo. Si bien es importante promover un entorno seguro, el exceso de vigilancia puede poner en peligro su seguridad emocional. Los niños necesitan explorar el entorno natural para aprender los límites apropiados. En cierto sentido, necesitan aprender a caer, repetidamente, para aprender a ir a lo seguro.
  2. Llamar al maestro cuando el hijo trae a casa una mala calificación.
    No es secreto que los padres quieren que sus hijos tengan éxito en la escuela, de hecho, muchas personas creen que el rendimiento académico es la clave para tener éxito en la vida. Sin embargo, esta estrategia ignora por completo la perspectiva del niño; en lugar de tener una discusión colaborativa sobre la prueba, el padre opta por “ir al profesional” en lugar de tratar de entender qué pudo haber sucedido. Con el tiempo, este patrón puede hacer que los niños se sientan invalidados y sin importancia. También puede llevarlos a experimentar ansiedad intensa en torno a la escuela y su rendimiento general.
  3. Checar a tu hijo varias veces cuando sale con amigos. Está bien de cuando en cuando, pero los padres sobreprotectores llaman cada 5 minutos, envían mensajes de texto o revisan las redes sociales incesantemente. Si no pueden contactar a su hijo entonces se comunican con sus amigos o los padres de sus amigos. Este comportamiento es preocupante por múltiples razones. En primer lugar, demuestra falta de confianza. Como padre, es importante permitir que tu hijo tenga límites apropiados para su edad. A medida que crecen pueden y deben tener más independencia. Aprende a confiar en ellos mientras navegan por el mundo. Si un niño siente que está siendo micromanipulado puede volverse más astuto para mantener su privacidad. También pueden mentir, minimizar u ocultar información importante debido a que sienta que no puede ser completamente honesto con sus padres; puede volverse más reservado.
  4. Decir NO a la mayoría de los eventos o actividades sociales.
    Muchos padres sobreprotectores impiden que sus hijos establezcan su independencia. Como resultado, pueden prohibir que el niño participe en nuevos pasatiempos, actividades o incluso relaciones. En cierto sentido, el padre trata de mantener al niño en una burbuja segura y protegida, pero no existe tal cosa como una “burbuja segura y protegida” en el mundo real. Estos niños a menudo crecen sintiéndose incautos ante el peligro, o bien, pueden tener una necesidad intensa de rebelarse contra sus padres por completo.
  5. Iniciar sesión en todas las cuentas de redes sociales del hijo.
    La seguridad en línea es importante pero una cosa es monitorear la actividad en línea de tu hijo y otra ser invasivo. Los padres deben asegurarse de que su hijo comprenda cómo comportarse en línea de manera adecuada. Si un padre revisa cada mensaje, comentario o me gusta, podría ser demasiado intrusivo. Todos los niños merecen tener privacidad y los padres deben confiar en que sus hijos pueden tomar buenas decisiones. Además, los niños tienden a ser extremadamente inteligentes en línea. Si saben que sus padres están observando cada uno de sus movimientos pueden recurrir al uso de diferentes nombres de usuario o sitios web.
¿Acaso soy un padre sobreprotector? - shutterstock_1763792345-1024x1024
Ilustración: Shutterstock

Ni muy muy, ni tan tan…

Hay ventajas asociadas con la crianza sobreprotectora. Algunas investigaciones muestran que los niños con padres muy involucrados tienden a tener una mayor confianza en sí mismos, mejores calificaciones y un comportamiento menos impulsivo. Son menos propensos a usar drogas, beber alcohol o tener relaciones sexuales a una edad temprana.

Por otro lado, este estilo de crianza está asociado con problemas relacionados con la baja autoestima, la falta de apego con los cuidadores principales y habilidades limitadas para resolver problemas, además, no hay garantía de que la crianza sobreprotectora tenga la capacidad real de proteger al niño de todo mal.

Estadísticas de crianza sobreprotectora

La crianza sobreprotectora es un fenómeno creciente y, a medida que los padres se involucran más en la vida de sus hijos, hay algunas estadísticas cruciales para tener en cuenta. Estos son algunos de los resultados (n cuanto a crianza parental) del estudio realizado por la Universidad Autónoma de Nuevo León con respecto a los padres mexicanos:

  • El 62% de los padres informa que pueden ser “a veces” sobreprotectores.
  • Es más probable que las madres reporten ser sobreprotectoras que los padres.
  • Aproximadamente la mitad de los padres encuestados creen que deberían involucrarse más en la vida de sus hijos.
  • La mitad de los padres informa que se sentirían decepcionados si su hijo fuera un estudiante promedio.
  • Más de la mitad de los padres informa que los padres, en general, deberían involucrarse más en la educación de sus hijos.
  • El 85% de los padres indica que han hablado con un maestro sobre el progreso académico de sus hijos.

¿Cuál es tu opinión al respecto? ¿Te consideras padre o cuidador que sobreprotege a los pequeños a tu cargo? Esperamos tus respuestas en nuestras redes sociales. FB IG