Síguenos

 

Medio Ambiente

Terrawatch | El polvo acelera el deshielo de la nieve de los Himalayas

Las actividades humanas están aumentando el polvo arrastrado por el viento, agotando el suministro de agua dulce.

El valle del glaciar de Gokyo, en el sistema de los Himalayas. Foto: Glorious Himalaya Trekking Pvt Ltd/Pixabay.com

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Kate Ravilious/The Guardian

La nieve y el hielo de los Himalayas se están reduciendo rápido. El calentamiento global juega un rol significante, pero un estudio reciente en Nature Climate Change revela que el polvo arrastrado por el viento está empeorando el efecto de deshielo

Las nevadas del invierno y el deshielo de la primavera proveen más de la mitad de agua dulce anual que necesitan más de 700 millones de personas en el sur de Asia, pero en los últimos 30 años el promedio de masa de nieve en las montañas más altas de Asia, que incluyen a los Himalayas, el Hindu Kush y el Karakoram, ha disminuido. 

Yu Qian, del Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico, y sus colegas utilizaron observaciones de sensores remotos y simulaciones computacionales para evaluar el impacto del polvo volando desde África y Asia durante la primavera y el verano. El efecto oscurecedor del polvo reduce la reflectividad de la nieve, haciendo que se derrita más rápido que la nieve prístina. 

Qian y sus colegas encontraron que el oscurecimiento por el polvo potenciaba el deshielo y que era especialmente pronunciado a aproximadamente 4,500 metros. Aunque el polvo es natural, las actividades humanas han aumentado su prevalencia, con el cambio de los usos de la tierra se levanta más polvo, mientras que el aumento de las temperaturas altera los patrones de circulación atmosférica. Los científicos se sorprendieron por lo dominante que es el efecto del polvo, y especulan que el deshielo inducido por el polvo podría jugar un papel significante en otras cordilleras a latitud media. 

Este texto se publicó en The Guardian y lo tradujo Andrés González. Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Publicidad