“Ahora toda la tristeza se va a convertir en alegría”, comenta Pedro Alonzo, tío de Juana Alonzo Santizo, migrante guatemalteca que el día de ayer, 21 de mayo, fue liberada de la cárcel en Reynosa, Tamaulipas, tras siete años de estar encerrada por un delito que no cometió.

La Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas anunció la tarde de este 21 de mayo que pediría la liberación de Juana Alonzo. Un par de horas después la guatemalteca salió de prisión con la autorización de un juez.

Juana Alonzo fue detenida por la policía ministerial en Reynosa en 2014 mientras se encontraba en una casa, a la espera de cruzar hacia los Estados Unidos. Los elementos de seguridad la llevaron al ministerio público, la torturaron y con engaños le hicieron firmar una carta donde se inculpa a sí misma por el delito de secuestro.

Las irregularidades del proceso penal fueron documentadas por el Grupo de Detención Arbitraria de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en septiembre del 2021. Esta semana, al ser cuestionado por La-Lista, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que Juana Alonzo fue torturada durante su proceso penal, además de que no tuvo acceso a un intérprete que le explicara en español los motivos de su arresto, pues en ese momento la migrante indígena solo hablaba la lengua Chuj.

La detención de Juana “representa discriminación, representa injusticia, hasta ahora se ve la claridad que no solo Juanita sufre esta situación, sino que hay muchos más dentro del penal”, dice Pedro Alonzo en entrevista. “Ahora toda la tristeza se va a convertir en alegría de hoy en adelante”.

Previo a la liberación de la guatemalteca, en San Mateo Ixtatán ya estaban preparados para recibirla, pues las declaraciones del presidente López Obrador auguraban que por fin Juana Alonzo sería libre.

“En el pueblo de San Mateo, la gente, la comunidad, el pueblo entero está pregunte y pregunte cuándo va a salir”, dice Pedro. “Con toda la familia estamos emocionados para recibir a Juanita”.

La liberación de Juana Alonzo tomó a todos por sorpresa. La Fiscalía de Tamaulipas no se había pronunciado sobre el caso luego de las declaraciones del presidente, pero este sábado emitió un comunicado de prensa que despertó la alegría de los familiares de la joven, de sus abogados y de las organizaciones sociales que acompañan a la guatemalteca.

Representantes del Consulado de Guatemala acompañaron a Juana Alonzo cuando se le dio la noticia de su liberación, mientras toda su familia se desplazó de San Mateo Ixtatán, de donde ella es originaria, a la capital de Guatemala a la espera de que la extranjera pudiera abordar un avión de México a su tierra natal.

“La verdad estamos emocionados y nos tomaron muy de sorpresa, nos sorprendieron, no sabíamos que (la Fiscalía de Tamaulipas) había aceptado las recomendaciones muy rápido”, dice Pedro Alonzo.

La familia de Juana salió de San Mateo Ixtatán a las 17:00 horas y esperaba llegar a la ciudad de Guatemala hasta las 03:00 horas de este domingo 22 de mayo. Mientras que se tenía previsto que Juana Alonzo vuele de Tamaulipas a la Ciudad de México en las primeras horas de este día para luego regresar a su natal Guatemala.

La Oficina en México de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU-DH), el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), el Programa de Asuntos Migratorios de la Universidad Iberoamerica (PRAMI) y los Promotores de la Liberación Migrante son las organizaciones que acompañaron el caso de Juana Alonzo.

“La @FGJ_Tam atendió finalmente el llamado de no continuar con la acusación contra Juana Alonzo, migrante chuj, quien podrá volver con su familia en Guatemala”, celebró el Centro Prodh, al mismo tiempo que recordó las vulneraciones que sufren las personas migrantes durante sus procesos legales.

“En México se violan de forma generalizada los #DDHH de las personas migrantes y existe un patrón de acusaciones penales ‘fabricadas’, basadas en estigmas y prejuicios, en su contra”, indicó el Centro Prodh.

Por su parte, la ONU-DH pidió que la situación migratoria de Juana Alonzo sea regularizada y que la Fiscalía de Tamaulipas investigue todas las irregularidades que llevaron a Juana Alonzo a permanecer siete años en prisión.

“Urgimos a las autoridades a garantizarle los derechos reconocidos por la ley, incluyendo a la regularización migratoria tras haber sido víctima de un delito en territorio nacional y a una reparación integral acorde a estándares internacionales de #derechoshumanos”, expresó la ONU-DH.

Y el organismo internacional añadió: “Urgimos a que se investiguen los hechos que llevaron a la privación arbitraria de la libertad de Juana Alonzo y a que la Fiscalía General de Justicia del Estado de Tamaulipas implemente las medidas necesarias para que estos hechos no vuelvan a ocurrir”.