Sonora refuerza seguridad luego de detención de Caro Quintero
El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó que haya un incremento de violencia en Caborca por la detención de Caro Quintero. Foto: EFE

Tras la detención del capo Rafael Caro Quintero, Sonora reforzó la seguridad de los municipios, particularmente Caborca, donde contaba con una activa presencia criminal.

“Nosotros estamos atentos reforzando de manera muy particular todos los espacios, todas las regiones del estado, pero lo más importante es que podría desembocar en una menor violencia en el estado”, mencionó Alfonso Durazo Montaño, gobernador de Sonora, tras detención de Caro Quintero.

El funcionario mencionó que el fin de semana no le fue bien al estado en materia de seguridad, no obstante, recalcó que las corporaciones policiacas con apoyo de las fuerzas armadas están en busca de los delincuentes para detener la violencia en Sonora.

El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó que haya un incremento de violencia en Caborca por la detención de Caro Quintero.

“No creo que haya más violencia en esa región. No sé exactamente sobre sus actividades, eso lo conoce la Fiscalía”, comentó el mandatario durante la conferencia de prensa matutina del 18 de julio.

Y el presidente López Obrador destacó que la la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, en inglés) no tuvo injerencia directa en la captura del capo mexicano.

El mandatario aclaró que la agencia antidrogas no proporcionó tampoco información sobre la ubicación del capo mexicano, el más buscado por la DEA de Estados Unidos por ser presunto responsable del asesinato de su agente Enrique “Kiki” Camarena en 1985.

Fundador del Cartel de Guadalajara, Caro Quintero fue uno de los principales capos en la década de 1980 y de los primeros en enviar droga a gran escala a Estados Unidos.

Nacido el 3 de octubre de 1952 en el estado mexicano de Sinaloa, cuna de los grandes capos mexicanos, Caro Quintero amasó una gran fortuna y fundó su cartel junto con Miguel Ángel Félix Gallardo y Ernesto Fonseca Carrillo, alias “Don Neto”.

La DEA ofrecía 20 millones por su captura, la cifra más elevada ofrecida por el arresto de un fugitivo por parte de la agencia antidrogas.

-Con información de EFE.