Síguenos

 

Mundo

El Departamento de Justicia de EU investiga un supuesto plan de ‘soborno por indultos’ en la Casa Blanca

Foto: Susan Sterner/Wikicommons

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

David Smith/The Guardian

El Departamento de Justicia de EU investiga un supuesto plan de “soborno para el indulto” en la Casa Blanca, según un expediente judicial revelado el martes 1 de diciembre.

El documento con muchas tachaduras no nombra a Donald Trump ni a otras personas y deja muchas preguntas sin respuesta, pero se produce en medio de informes de los medios de comunicación de que el presidente de EU considera indultos a gran escala antes de dejar su cargo el próximo mes.

Refiere que la investigación del Departamento de Justicia alega que una persona ofreció “apoyo político sustancial a cambio de un indulto presidencial o una suspensión de la pena”.

Dos personas actuaron indebidamente como cabilderos para asegurar el perdón en los “esquemas de soborno por perdón”, como lo expresa el documento. Los nombres están tachados.

El martes por la noche, un funcionario del DOJ dijo a Reuters que ningún funcionario del gobierno de EU es “sujeto o blanco” de la investigación sobre si se canalizó dinero a la Casa Blanca a cambio de un indulto presidencial.

Trump emitió una breve respuesta el martes por la noche, recurriendo a una de sus frases favoritas para criticar a los medios a pesar de que los detalles se incluyen en documentos judiciales oficiales. “¡La investigación del perdón es fake news!” tuiteó.

 El grupo Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética en Washington (Crew, por sus siglas en inglés) tuiteó en respuesta: “Es difícil pensar que no es importante la frase ‘esquemas de soborno por perdón’”.

El documento fue liberado por el Tribunal de Distrito del Distrito de Columbia, en Washington. Algunas de sus 20 páginas están tachadas casi por completo, lo que implica que revelar los detalles pondría en peligro una investigación en curso.

Ahí se discute una revisión por parte del juez Beryl Howell, a fines de agosto, de una solicitud de los fiscales de documentos reunidos para la investigación del soborno. Más de 50 dispositivos digitales, incluidos iPhones, iPads, computadoras portátiles, memorias USB y discos de computadoras se incautaron después de que los investigadores allanaron oficinas no identificadas. No estaba claro por qué Howell decidió liberar el documento ahora.

Julián Castro, quien figuró en la Administración Obama y es excandidato presidencial por el Partido Demócrata, tuiteó : “En 2016, el FBI reabrió una investigación sobre Hillary Clinton sólo 11 días antes de la elección, pero mantuvo el silencio sobre una investigación sobre Trump. Ahora, nos enteramos semanas después de las elecciones de 2020 que el DOJ ha estado investigando a Trump por un esquema de soborno por perdón”.

En 2016, el FBI investigaba el uso de un servidor privado por parte de Clinton para enviar correos electrónicos oficiales mientras era secretaria de Estado, pero en ese momento no se le dijo al público que la oficina también había comenzado la investigación de Rusia sobre las acusaciones de colusión entre la campaña electoral de Trump y Moscú.

La semana pasada, Trump perdonó a Michael Flynn , su exasesor de seguridad nacional, quien se había declarado culpable dos veces de mentir al FBI. El New York Times informó el martes que Trump y Rudy Giuliani, su abogado personal, discutieron apenas la semana pasada la posibilidad de un “indulto preventivo”. Giuliani tuiteó su negativa al respecto.

La revelación judicial desató un torbellino de especulaciones en Washington. El demócrata Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo a MSNBC: “La gente no debería presumir, y puede haber una tendencia a llegar a la conclusión, de que esto puede involucrar a algunas de las personalidades que aparecido en las noticias y les preocupa alguna responsabilidad penal (…)

“Puede ser alguien de quien nunca hemos oído hablar que quiera un perdón y sea adinerado y, por lo tanto, esté en condiciones de hacer una contribución considerable. Así que no tiene por qué ser ninguna de las partes que creemos que puede querer un perdón: los (Paul) Manafort, los Giulianis y otros… Podría ser alguien completamente diferente pero, a fin de cuentas, alguien en esa cadena tiene que estar lo suficientemente cerca de la Casa Blanca como para poder cumplir con el acto oficial de indulto si se paga el soborno”.

Este texto se publicó en The Guardian y lo tradujo Graciela González. Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Actualidad

Desde la filtración del peritaje de la empresa noruega sobre la Línea 12 del Metro hasta la reunión entre el presidente de EU, Joe...

Mundo

El marco se produce cinco meses después de que una turba violenta atacó el Capitolio, pero se cuida de permanecer 'ideológicamente neutral'.

Opinión

Corrió como moderado pero gobierna como radical transformador. Eso no es una paradoja, es un método ganador.

Mundo

El punto de reunión del Mundo Trump en la capital de EU corre el riesgo de convertirse en elefante blanco.

Publicidad