Un director de políticas sobre discapacidad en la Casa Blanca
Foto: @JoeBiden en Facebook

A los estadounidenses les encantan las estadísticas y los datos alrededor de cualquier evento, desde deportivo hasta político. 

Y este cardíaco final de las elecciones presidenciales no fue la excepción: Joe Biden fue el primer presidente que incluyó a las personas con discapacidad en su primer discurso tras el triunfo en las urnas. Cuando dijo que iba a trabajar para todos los estadounidenses no obvió a las 61 millones de personas con discapacidad que viven en su país: “Debemos hacer que la promesa del país sea una realidad para todos, sin importar su raza, etnia, fe, identidad o discapacidad”.

Las organizaciones de la sociedad civil comenzaron muy activamente en redes sociales a recordar cuáles habían sido las promesas de campaña para con esta minoría, con una gran cuota de credibilidad. De hecho, Biden obtuvo más votos de personas con discapacidad que su rival, Donald Trump

Como candidato, Joe Biden anunció un plan de discapacidad que pedía algo que puede sonar hasta obvio: “la plena igualdad”. 

El futuro inquilino de la Casa Blanca se comprometió a respaldar un aumento en los beneficios de Seguridad de Ingreso Suplementario, financiando completamente la Ley de Educación para personas con discapacidad, eliminando gradualmente el salario sub mínimo que reciben los trabajadores con alguna discapacidad y agregando apoyo para los proveedores de atención directa, así como para los cuidadores primarios.

Y lo más innovador fue que creó un nuevo puesto que operaría directamente desde la Casa Blanca: un director de política sobre discapacidad.

COVID mediante

Con una campaña presidencial que estuvo marcada por la pandemia del coronavirus, Biden anunció un plan exclusivo para atender la “crisis de prestación de cuidados” y prometió fondos extras para cubrir los servicios de Medicaid a domicilio para personas con discapacidad, que ante la pandemia quedaron excluidos del mismo.

“El presidente electo Biden asumió muchos compromisos concretos con la comunidad de personas con discapacidad, como el fortalecimiento y la expansión de los servicios basados ​​en el hogar y la comunidad, la eliminación del salario inferior al mínimo y la promoción de la toma de decisiones con los apoyos adecuados. Tenemos la esperanza de que el equipo de transición continúe colaborando con las organizaciones de personas con discapacidad y establezca el escenario para una asociación sólida para la administración entrante”, dijo en una entrevista Julia Bascom, directora ejecutiva de Autistic Self Advocacy Network.

La Red Nacional de Derechos de las Personas con Discapacidad pidió a Joe Biden esta misma semana que nombre a personas con discapacidad dentro de su equipo de transición y en todos los niveles de gobierno, incluido el gabinete. “Es hora de que el gobierno federal refleje la diversidad de este país, incluidos los estadounidenses que tienen una discapacidad”, reza el comunicado publicado en su sitio web. 

Te puede interesar: ‘Estamos en pañales en discapacidad; queremos aprender’: director de Promoción de la Salud

Incluso muchos activistas creen que sus promesas tienen un toque ‘familiar’ extra: su esposa, Jill, fue durante 13 años profesora de inglés de adolescentes con discapacidad psicosocial en un hospital psiquiátrico en Delaware. 

Lo que prometió Biden

Si bien toda su campaña y su propaganda estuvo enfocada a la inclusión y la diversidad (valores que le hicieron hasta conseguir votos de los republicanos como la activista y ex secretaria del Tesoro, Rosario Marín), los principales siete objetivos que planteó para la comunidad de personas con discapacidad fueron: 

  1. Garantizar su plena inclusión en el desarrollo de las políticas públicas y promocionar sus derechos civiles.
  2. Garantizar el acceso a un cuidado de salud accesible y de alta calidad, incluyendo los servicios de salud mental. Anunció que ampliará el acceso a servicios y apoyos a largo plazo en el hogar y la comunidad en el entorno más integrado, apropiado para las necesidades de cada persona y basado en la autodeterminación.
  3. Ampliar las oportunidades de empleo para que sean competitivas e integradas para las personas con discapacidad.
  4. Proteger y fortalecer la seguridad económica de las personas con discapacidad.
  5. Asegurar que los estudiantes con alguna discapacidad tengan acceso a todos los programas educativos y al apoyo que necesiten para cursas sus estudios, desde intervenciones tempranas hasta educación postsecundaria.
  6. Ampliar el acceso a viviendas y transporte accesibles, integrados y a bajo costo pero con la tecnología de asistencia que permita proteger a las personas con discapacidad en situaciones de emergencia.
  7. Promover los derechos de las personas con discapacidad a nivel global.

Aquí la plataforma completa.

El texto original fue publicado en Yo También.