Sorpresa: una serpiente venenosa salió en una bolsa de productos frescos en Australia
El residente de Sydney, Alexander White, descubrió una serpiente juvenil de cabeza pálida en una bolsa de dos paquetes de lechuga cos de Aldi. Fotografía: Alexander White

Una pareja de Sydney se llevó un buen susto cuando encontró una extraña serpiente venenosa en una bolsa de lechuga del supermercado, pero se les pasó y después usaron la lechuga para hacer un wrap de ensalada.

La joven serpiente de cabeza pálida, Hoplocephalus bitorquatus, se encontraba dentro de una bolsa con dos lechugas que Alexander White y su compañera, Amelie Neate, compraron en el supermercado Aldi en Sydney, el lunes.

“Se estaba moviendo y sacaba su pequeña lengua”, dijo White. “Fue por la lengua que me di cuenta de que no se trataba de un gusano gigante. La verdad es que hubiera preferido que fuera un gusano”.

El reptil medía aproximadamente 20 cm y al parecer dormía pacíficamente en la lechuga en el refrigerador de las verduras hasta que White lo sacó, lo paseó por la tienda y lo guardó en su mochila para hacer el recorrido de 10 minutos hasta su casa.

Te puede interesar: ‘Save Ralph’, la campaña contra las pruebas en animales que se hizo viral

“No teníamos carrito porque ninguno de los dos traía monedas así que lo anduvimos cargando, ahora, de sólo pensarlo se me pone la carne de gallina”, dijo White.

La serpiente salió cuando estaban desempacando la compra en su casa. Llamaron a la organización de rescate de vida salvaje, Wires, y les dijeron que posiblemente se trataba de una bebé marrón oriental, una de las especies más agresivas y venenosas de Australia.

Pero después de una gran cantidad de fotografías de serpientes, la identificaron como una serpiente de cabeza pálida, una especie que según un experto es “médicamente significativa”.

“Pensé que eso quería decir que tenía propiedades medicinales”, dijo White. “Aparentemente eso quiere decir que si te muerden tienes que ir rápido al hospital”. Muerden en repetidas ocasiones si las provocan, dijo Neate.

Según el Museo Australiano, las serpientes de cabeza pálida son “una especie tímida pero nerviosa, que se agita fácilmente si la acorralan”. No existen muertes registradas pero el museo dice que  “un envenenamiento puede producir síntomas desagradables incluyendo dolores de cabeza, visión borrosa, dolor localizado y sangrado anormal”.

White dijo que la serpiente joven era bastante linda. Neate y él tomaron algunos videos y realizaron videollamadas entre la serpiente y sus hijos, que estaban de vacaciones con la escuela, mientras llegaba la ayuda de los expertos.

Revisaron el resto de sus compras en busca de animales perdidos cuando se dieron cuenta de que la bolsa de la lechuga estaba abierta por un lado.

Lee también: Rusia aprueba la primera vacuna contra Covid-19 para animales

“Hubo un momento en el que pensé: ¿qué tal si la serpiente vino de otro lado?” dijo White. “Así es que revisé todo para tratar de buscar evidencia de otras serpientes. Pero se veía muy cómoda en la lechuga y cuando se cansó de buscar por todas partes se regresó a la lechuga y se durmió”.

Pusieron a la serpiente con su lechuga en un recipiente de Tupperware “pero abríamos la tapa de vez en cuando porque nos preocupaba que se acabara el aire”.

Un experto en serpientes de Wires llegó como a las 10:30 pm para recoger al animal y lo colocó en un contenedor caliente. Con la ayuda de Aldi, rastrearon el origen de la lechuga hasta Toowoomba, y están tratando de conseguirle transportación de regreso a su casa.

Wires dejó la lechuga y White se la comió después.

“Ya me comí la lechuga”, dijo. “La lavé muy bien. Había algunas cosas que yo pensaba que eran popó de serpiente pero la lavé y me la comí en un wrap de ensalada. La gente siempre dice ‘lava bien la lechuga’ y me confieso culpable de no haber lavado mis verduras, pero creo que la lección que saco de aquí es que siempre tengo que lavar la lechuga”.

“Y también hay que revisar que las bolsas de la lechuga no estén abiertas”, dijo Neate.

Aldi dijo a The Guardian Australia que dejarían libre  a la serpiente en su hábitat.

Trabajamos con el cliente y el equipo de Wires para identificar el hábitat natural de la serpiente, que ciertamente no es una tienda Aldi”, dijo un vocero. “Agradecemos a Wires por su apoyo en esto”.

No te pierdas: Al disminuir la tasas de natalidad hay animales que vagan por aldeas fantasma

Aldi dijo que estaba hablando con el proveedor para “investigar cómo fue posible que sucediera esto”.