Síguenos

 

Mundo

Joe Biden se convirtió en el primer presidente de EU en reconocer el genocidio armenio

Joe Biden llamó a Recep Tayyip Erdoğan el viernes para informarle que Estados Unidos haría la designación oficial durante el aniversario 106 del genocidio.

BIDEN Joe Biden
22/01/2021.- Presidente de EEUU Joe Biden. Foto: Ken Cedeno / POOL/EFE.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Joe Biden se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en declarar el reconocimiento formal del genocidio armenio, más de un siglo después de los asesinatos masivos perpetrados por las tropas otomanas y con lo que se creará una ruptura entre la nueva administración de EU y Ankara.

“Los estadounidenses honran a todos los armenios que fallecieron en el genocidio que comenzó un día como hoy de hace 106 años”, dijo Biden en un comunicado este sábado.

“Comenzando el 24 de abril de 1915 con el arresto de intelectuales y líderes comunitarios armenios en Constantinopla por parte de las autoridades otomanas, un millón y medio de armenios fueron deportados, masacrados, o llevados hasta la muerte en una campaña de exterminio”.

Biden llamó al presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, el viernes, para informarle que EU iba a hacer la designación durante el aniversario 106 del genocidio. Según reportes, la conversación tuvo tensiones y el problema no se mencionó en los recuentos oficiales del intercambio.

El comunicado de Biden fue inmediatamente denunciado por Ankara.

“Las palabras no pueden cambiar o reescribir la historia”, dijo el ministro de relaciones exteriores, Mevlüt Çavuşoğlu, en Twitter. “No tenemos nada que aprender de alguien más en cuanto a nuestro propio pasado. El oportunismo político es la traición más grande a la paz y la justicia. Rechazamos enteramente este comunicado basado únicamente en el populismo”.

Un comunicado del ministerio de relaciones exteriores dijo: “Es claro que el pronunciamiento en cuestión no tiene una base legal y académica, ni tiene evidencia que lo soporte. Este pronunciamiento … abrirá una herida profunda que desvirtúa nuestra confianza mutua y nuestra amistad. Solicitamos al presidente de los Estados Unidos que corrija este grave error”.

También lee: La respuesta ‘genocida’ de Bolsonaro causó la catástrofe brasileña, dice Dilma Rousseff

Un alto funcionario de la administración de EU dijo que Biden hubiera hecho la misma declaración sin importar el estado de las relaciones bilaterales con Turquía.

“Esto se trata de una convicción que el presidente Biden ha mantenido profundamente desde hace mucho tiempo, incluso desde que estaba en el Senado, y es una postura que dejó muy clara durante la campaña”, dijo el funcionario.

El funcionario también lo relacionó con el crecimiento de los problemas de identidad en torno al movimiento Black Lives Matter y a los ataques contra los asiaticoamericanos.

“Diría que también estamos en un momento, incluyendo a Estados Unidos, en el que las personas luchan con sus historias, y el impacto de esas historias, por lo que pienso que aunque solo sea históricamente, es el momento correcto para hacerlo”.

El estatus de Turquía como miembro de la OTAN y como aliado regional desde hace mucho tiempo ha prevenido que los presidentes de EU hagan una designación formal. Pero las relaciones entre Washington y Ankara se han amargado dramáticamente en años recientes.

La declaración marcó la culminación de décadas de cabildeo por parte de organizaciones armenioestadounidenses.

“Es un momento crítico e importante en la defensa de los derechos humanos”, dijo Bryan Ardouny, director de Armenian Assembly of America. “Ha sido un largo viaje. El presidente Biden se opuso firmemente a un siglo de negación, y abre un camino para los derechos humanos en todo el mundo”.

El asesinato de hasta 1.5 millones de armenios se llevó a cabo mientras colapsaba el Imperio Otomano y surgía el estado moderno de Turquía. Muchas víctimas fallecieron en las marchas letales hacia el desierto sirio. El asesinato es ampliamente considerado como un crimen a escala monumental, y un siniestro precursor del Holocausto nazi.

Ronald Regan se refirió al genocidio armenio de pasada durante un discurso sobre el Holocausto en 1981, pero no le dio un reconocimiento formal. Barack Obama le prometió a los armenioestadounidenses que daría ese paso, pero se negó cuando lo eligieron presidente, porque se rehusaba a incomodar a un aliado. En 2019, ambas cámaras del Congreso declararon el reconocimiento por sí mismas, a pesar de los esfuerzos de Donald Trump para detenerlas.

Soner Cagaptay, politólogo turco, dijo que la declaración de Biden será un momento clave para las relaciones entre Ankara y Washington, pero dijo que las consideraciones económicas podrían obligar a Erdoğan a minimizar el impacto de un problema que en antes consideró como un intento por desvirtuar la legitimidad del estado moderno.

“No es la primera vez que un presidente de EU llega al puesto con la promesa de reconocer el genocidio”, dijo Cagaptay, director del programa de investigación sobre Turquía en el Washington Institute.

“Lo que sucedió en el pasado fue que tan pronto como el presidente ocupaba el puesto, los departamentos del gobierno los informaban. Eso no sucede ahora y está vinculado con las perspectivas cambiantes de EU dentro de Washington. Ahora Turquía es uno de los países más odiados, especialmente por el Pentágono”.

Dijo que la decisión de Turquía de adquirir el sistema de defensa aérea S-400 de Rusia fue la razón principal del cambio de actitud. Las disputas de políticas sobre los kurdos y el Estado Islámico también juegan un papel importante.

Algunos funcionarios de la administración observaron que Biden buscó suavizar el impacto de las relaciones con Ankara, haciendo énfasis en que el genocidio se llevó a cabo antes del nacimiento de la Turquía moderna, y en que el enfoque no era culpar sino recordar.

“Este comunicado deja muy claro que la intención no era repartir culpas”, dijo el funcionario. “Habla sobre las atrocidades de la era otomana. Y creo que esto se hizo de una forma muy respetuosa para enfocarse en el legado de estas atrocidades, y también fue muy progresivo, con esperanzas de que seamos capaces de prevenir tales atrocidades en el futuro”.

Samantha Power, antigua emisaria de EU ante la ONU y nominada por Biden para dirigir la Agency for International Development de EU, intentó y falló de último segundo persuadir a Obama para que reconociera el genocidio.

Dijo en Twitter que fue “triste pensar en todos los que trabajaron tan fuerte por el reconocimiento pero no lo vieron hacerse realidad. En primer lugar, la comunidad de sobrevivientes, pues la mayoría de los miembros ya fallecieron. La negación del genocidio les significó un gran dolor a ellos y a sus familias”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También puedes leer

Mundo

El marino está acusado de los delitos federales de asalto, resistencia u obstrucción a funcionarios, así como de obstruir la aplicación de la ley...

Mundo

Análisis: la Casa Blanca está jugando a ganar tiempo y necesita decidir rápidamente cómo lidiar con el legado de Trump de apoyo inquebrantable a...

Opinión

Al levantar la restricción de Medicare para negociar los precios de medicamentos de receta, podemos expandir los beneficios y disminuir la edad de acceso.

Mundo

El presidente de EU pone en duda la noción de que ‘Oriente va en ascenso y Occidente en declive’. Insiste en que los días...

Publicidad