Síguenos

 

Mundo

Los palestinos regresan a hogares devastados mientras la ONU pide un diálogo en Gaza

Los líderes mundiales dan la bienvenida al alto el fuego, pero Hamás y Benjamin Netanyahu de Israel siguen siendo beligerantes.

Un niño palestino se sienta sobre los escombros de su casa destruida en un ataque aéreo israelí, en Beit Hanun, Gaza. Fotografía: Mohammed Sabre / EPA

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Decenas de miles de palestinos desplazados en Gaza han comenzado a regresar a sus hogares para inspeccionar la devastación de 11 días de ataques aéreos israelíes en su guerra con Hamás.

La ciudad de Gaza, en la costa mediterránea, quedó deformada por los ataques, con agujeros en su horizonte urbano donde los edificios de gran altura se derrumbaron y sus restos cayeron a la calle. Los coches se amontonaban en las aceras para evitar cráteres.

La agencia de la ONU para los refugiados palestinos, UNWRA, dijo que la mayoría de los 66,000 palestinos que buscaron refugio en sus escuelas durante los combates se dirigían a casa, mientras comenzaba a evaluar la magnitud del daño. Un funcionario palestino detalló que una evaluación inicial mostró que al menos 2,000 viviendas fueron destruidas y 15,000 resultaron con daños en estas jornadas violentas.

Lee también: La agencia AP despide a reportera por uso de redes; ella denuncia campaña antipalestina

Mientras las familias buscaban recuperar sus posesiones, los equipos de defensa civil sacaron a 10 sobrevivientes y cinco cuerpos de los escombros de ese muy poblado enclave palestino, con lo que el número de muertos llegó a 243, incluidos decenas de combatientes de Hamás y 66 niños, y más de 1,900 heridos.

En la ciudad de Gaza, los adolescentes cavaron en los escombros en busca de pertenencias perdidas y removieron los restos de las carreteras, amontonándolos en camiones o carretas tiradas por burros. En una glorieta del centro, los jóvenes corrieron hacia la calle para mirar dentro de un automóvil dañado en un ataque. Otros, atrapados y petrificados en sus casas durante días, salieron con sus familias a tomar un helado en la costa.

En el hospital principal de Shifa, muchos de los heridos recibían visitas por primera vez en días, ya que antes era muy peligroso aventurarse a salir.

En un pabellón de recuperación, varias personas se apiñaron alrededor de una mujer con quemaduras rojas que le cubrían la cara y una varilla quirúrgica de metal que sobresalía justo por encima de su tobillo izquierdo.

Mona Amin, de 47 años, estaba en su casa en la ciudad norteña de Beit Lahia cuando un misil israelí atravesó su apartamento y detonó en el edificio de su vecino.

“Estaba dormida”, resopló en voz baja, apenas moviendo su cuerpo a excepción de los ojos y la boca. Tenía los antebrazos cubiertos con vendas, y con un vendaje en la cabeza, en su mayor parte cubierto por el hiyab, que ocultaba una herida de metralla.

No te pierdas: La-Lista de fechas clave de la escalada del conflicto entre Israel y Palestina

Amin dijo que el ataque mató a su esposo y a tres de sus seis hijos. Sus edades eran 19, 22 y 25. La de 25 años estaba embarazada, agregó Amin, y su voz comenzó a temblar cuando sus familiares se apresuraron a consolarla.

En el lado israelí, una semana y media de cohetes, morteros y misiles antitanques por parte de Hamás y otros grupos militantes mataron a un soldado y 12 civiles. Cientos más de israelíes fueron tratados por lesiones después de las ráfagas de cohetes que causaron pánico y enviaron a la gente a los refugios.

A pesar de que los líderes mundiales saludaron el alto el fuego decretado en las primeras horas del viernes y prometieron ayuda para la reconstrucción, muchas de las tensiones que llevaron a la cuarta guerra en Gaza en casi 13 años permanecen abiertamente en evidencia, incluso cuando Washington redobló sus esfuerzos diplomáticos.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, planeaba visitar Israel, Cisjordania, Jordania y Egipto, que negociaron la tregua con Hamás, en un viaje que comenzaría el miércoles “para discutir los esfuerzos de recuperación y trabajar juntos para construir un mejor futuro para los israelíes y Palestinos”, dijo una fuente cercana.

Pero en comentarios hechos pocas horas después de que entrara en vigor el alto el fuego, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, adelantó que Israel respondería enérgicamente en caso de cualquier ataque, ya que el líder político de Hamás, Ismail Haniyeh, detalló que la lucha contra Israel continuaría hasta que la mezquita de al-Aqsa, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, fuera “liberada”.

No te pierdas: Fotogalería: los saldos del recrudecimiento del conflicto entre Israel y Palestina

Si Hamás cree que toleraremos una lluvia de cohetes, está equivocado”, dijo Netanyahu. “Responderemos con un tipo diferente de fuerza a cualquier disparo en los desplazamientos fronterizos de Gaza. Lo que fue no es lo que será”.

El líder israelí, que se ha enfrentado a las críticas internas de los extremistas por poner fin a la ofensiva demasiado pronto, agregó que Israel había hecho “cosas nuevas y atrevidas” y causó “el máximo daño a Hamás con un mínimo de bajas en Israel”.

Haniyeh fue igualmente beligerante. “La derrota de Israel en la guerra de Gaza tendrá importantes consecuencias para su futuro”, dijo.

En una nueva advertencia de las peligrosas fricciones que se avecinan, la policía israelí se enfrentó una vez más con manifestantes que arrojaron piedras alrededor de la mezquita de al-Aqsa, apenas dos semanas después de que eventos similares llevaron a una escalada violenta entre ambas partes.

La policía disparó granadas paralizantes y gases lacrimógenos, y los palestinos arrojaron piedras y al menos una bomba incendiaria, luego de que cientos participaron en una manifestación de celebración en la que ondearon banderas palestinas y de Hamás y vitorearon al grupo militante.

El intercambio de amenazas se produjo cuando el secretario general de la ONU instó a los gobernantes de Hamás de Israel y Gaza a observar el alto el fuego, y pidió a los líderes mundiales que desarrollen un paquete de reconstrucción “que apoye al pueblo palestino y fortalezca sus instituciones”.

António Gutérres también dijo, después del anuncio del jueves del fin de 11 días de enfrentamientos: “Los líderes israelíes y palestinos tienen la responsabilidad más allá del restablecimiento de la calma para iniciar un diálogo serio para abordar las causas profundas del conflicto”.

Te puede interesar: México, el papa y la ONU piden a Israel y Palestina el cese de la violencia

Dos equipos de mediadores egipcios continuaron las conversaciones en Israel y los territorios palestinos para concretar el acuerdo de alto el fuego. Si bien existe una expectativa generalizada de que el cese de las hostilidades se mantendrá por ahora, otra ronda de combates en algún momento parece inevitable: el último capítulo de la guerra ha marginado aún más al principal rival político de Hamás, la Autoridad Palestina (AP) con respaldo internacional, supervisa enclaves autónomos en Cisjordania, la cual permanece ocupada por Israel.

Hamás parece posicionarse cada vez más en la opinión pública palestina como defensores de Jerusalén.

En una muestra de ira sin precedentes contra el presidente palestino, Mahmoud Abbas, y su gobierno autónomo, miles de palestinos en el complejo de al-Aqsa lanzaron consignas contra la Autoridad Palestina en las primeras horas del sábado, justo después de que entró en vigor el alto el fuego.

“Perros de la Autoridad Palestina, fuera, fuera”, gritaron, y: “La gente quiere que el presidente se vaya”.

Pocos analistas creen que habrá avances hacia la resolución de los problemas fundamentales en el futuro inmediato. No hubo señales de un fin al control militar de décadas de Israel sobre los territorios palestinos y su bloqueo en Gaza, donde 2 millones de personas viven bajo la línea dura de Hamás.

Te recomendamos: Cohetes, amenazas y fallecimientos: el conflicto Israel-Palestina

En una conferencia de prensa en la Casa Blanca el viernes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se negó a revelar sus recientes discusiones con Netanyahu, pero declaró que creía que el líder israelí mantendría el alto el fuego.

“Rezo para que este alto el fuego se mantenga. Le creo a Bibi Netanyahu cuando me da su palabra. Nunca ha roto su palabra”, dijo.

Biden mencionó que una solución de dos estados era la única respuesta para resolver el conflicto entre las partes y se comprometió a construir un paquete importante con otros países para ayudar a reconstruir Gaza.

El presidente de Estados Unidos ha recibido críticas en todo el mundo y en su propio partido por negarse a aceptar un llamado conjunto del consejo de seguridad de la ONU para un alto el fuego, y por no criticar a Israel directamente por el gran número de víctimas civiles de su bombardeo de Gaza en respuesta a los misiles de Hamás.

Con información de agencias.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Mundo

El enfrentamiento se dio en la Explanada de las Mezquitas tras la oración del viernes, previo a una protesta contra una celebración ultranacionalista israelí.

Mundo

Aviones de combate del Ejército israelí atacaron recintos militantes después de que se lanzaron globos incendiarios desde la Franja de Gaza hacia territorio israelí.

Mundo

Israel denunció que lucha contra cuatro incendios provocados por globos lanzados desde la Franja de Gaza, por segundo día consecutivo.

Mundo

La ofensiva aérea responde al lanzamiento de globos incendiarios en señal de protesta por la celebración del "Desfile de las Banderas".

Publicidad