El cáncer de las mujeres
Mil preguntas
El cáncer de las mujeres
El virus del papiloma humano es el responsable de la primera causa de cáncer en mujeres en México (Pixabay)

Este 4 de marzo se lleva a cabo el Día Internacional de Sensibilización sobre el Virus del Papiloma Humano.

¿Por qué aburrirles con otro virus más, cuando ya parece que hemos tenido suficiente para toda una vida? Porque es el ejemplo perfecto para explicar la desigualdad cotidiana que vivimos las mujeres: por el machismo y a la vez por la falta de acceso a la salud. El virus de papiloma humano es el principal causante de cáncer cervicouterino.

El cáncer cervicouterino es la segunda causa de muerte por cáncer en las mujeres mexicanas. Lo peor, no tendría que ser así, es decir, hay una vacuna y hay forma de detectarlo y tratarlo a tiempo, pero en México no está siendo así.

Según el informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la cobertura de vacunación universal para el VPH que era de 99.1% en el 2015, ha ido reduciéndose hasta llegar a 86.8% en el 2019. De la misma forma, la prevalencia del virus en la población que se había reducido a lo largo de los años volvió a repuntar a partir del 2019.

Y será hasta que leamos los resultados de la fiscalización del 2020 y 2021 hasta que entendamos la magnitud de esta tragedia, claro, si es que todavía existe Auditoría. 

Pero les decía que va más allá de un tema de acceso a la salud. A las mujeres se nos enseña a no nombrar nuestro cuerpo, a no tocarlo, a no verlo a menos que sea para deleite del otro, siendo ese otro, un hombre. Al negarnos nuestra sexualidad, hablar de un virus cuya transmisión es principalmente por contacto sexual, lo convierte en un doble problema.

Las pacientes, no sólo tienen que lidiar con lo que implica ir al médico, hacerse una revisión, encontrar tiempo entre los otros deberemos que implican la familia y el trabajo fuera de casa, después implicaría tener que enfrentar a una pareja y los miles de tabúes que implican tener un virus así.

Los hombres también son portadores del VPH, pero es altamente probable que no lo sepan y que la posiblidad de causarles daños sea ínfima.  Mientras tanto, en la mentalidad global, el compromiso es erradicar el cáncer cervicouterino, una medida que se antoja posible a través de la vacunación y la detección del virus.

El objetivo es que para el 2030 se tenga lo siguiente: vacunar al 90% de las niñas antes de los 15 años. Examen al 70% de las mujeres a los 35 años y otra vez a los 40 años de edad. Y dar tratamiento al 90% de las mujeres con precancer y al 90% con cáncer. (OMS)
Sin embargo, no dejan de reconocer que este ambicioso objetivo se da en medio del peor escenario, escuelas cerradas que impiden la vacunación de niñas, bajas en las tasas de vacunación y problemas de abastecimiento. 
En México ni siquiera estamos hablando del tema, no desde la esfera política, porque quizá piensen, no sé, que el cáncer cervicouterino es un invento neoliberal.