Síguenos

 

Lazos

¡Mamá, papá! Ten la imaginación de un niño

Beatriz Gaspar

Un hijo te obliga a reinventarte y a tener imaginación, pero hay que ser muy inteligente para llevarla a la práctica y darle a los niños infancias inolvidables.

i
Niña y papá
Foto: Daniela Dimitrova/Pixabay.com

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Cuando te conviertes en mamá o papá debes tener mucha imaginación. La creatividad para lanzar respuestas acertadas a preguntas incómodas, el ingenio para convertirte en el ratón de los dientes o en los Reyes de Oriente o en Santa Claus, la inventiva para jugar, cansarlos y crear historias cuando los cuentos se han agotado, y la imaginación para entender el nuevo mundo que ellos van viviendo y conociendo.

La llegada de un hijo siempre reordena la vida. La reinvención es una constante en cada etapa del crecimiento y que no solo aplica para lo ya mencionado, sino también para un montón de cosas.

También lee: ‘La maternidad es tabú en el mundo del arte, es como si nos hubiéramos vendido’: mujeres artistas

Una de ellas es la de generar recuerdos en la memoria infantil que perduren en la edad adulta. Con la llegada de la pandemia muchas actividades que se realizaban en familia cambiaron como: ir al cine, a un restaurante, las fiestas de cumpleaños o las celebraciones de Navidad, Año Nuevo, Día del Niño y muy pronto Día de las Madres.

Además de resiliencia, covid nos ha enseñado a sacar la imaginación de nuestro niño interior para reinventar estas actividades en casa y evitar riesgos. “Cuando una circunstancia no cambia, entonces el que debe cambiar eres tú”, dijo un amigo hace poco.

Hace unos días pasamos el 30 de abril, una de las fechas más esperadas por los más pequeños de la casa, es la segunda vez que la pasan en el encierro, sin convivio y sin amigos.

Ante una situación que no ha cambiado, los que cambiamos fuimos nosotros. Unos amigos padres me invitaron a que de manera conjunta no dejáramos pasar desapercibido ese día y, evocando a la nostalgia de nuestras infancias, les dimos una sorpresa a sus hijos y a la mía.

Se preparó hamburguesas, papas a la francesa, malteada de chocolate y pastel de lunetas, y de regalo a cada uno de los invitados se le obsequió un vaso de acuerdo a su personalidad, uno del espacio, otro de dinosaurios, unicornios y sirenas, y un pequeño juguete. Jugaron, rieron y brindaron diciendo: Feliz Día del Niño.

¿Qué nos toca a nosotros? Tener la imaginación que tiene un niño para reinventarnos y demostrarles que aunque a veces los tiempos no soplen a favor, siempre existirá el amor para convertir un día como ese o cualquier otro en inolvidable. Y tú, ¿cómo has utilizado la imaginación de tu niño interior?

También te puede interesar

Familia

La mejor etapa para aprender una segunda lengua es en la infancia. Al ser bilingüe se desarrollan las habilidades cognitivas y se fortalece la...

Familia

Tener en casa a un recién nacido puede ser abrumador para los padres primerizos. Por suerte, hoy existen aplicaciones que pueden guiarlos y facilitarles...

Familia

Aún encontramos prejuicios, roles impuestos o carencias que se transmiten de generación en generación y que nos hacen pensar que la presencia del padre...

Familia

Fabián Guerrero no tiene poderes mágicos, pero sí armas muy poderosas, como el amor, para ejercer la paternidad y disfrutarla al máximo.

Publicidad