Lo chingón de ser mexicano #VivaMéxico
Política consciente

Licenciada en Relaciones Internacionales. Consultora en imagen pública y estratega en comunicación. Actualmente produce y conduce el programa The White Table para MMoodtv. Cofundadora del colectivo TÚ x México. Twitter: @anapatam_mx

Lo chingón de ser mexicano #VivaMéxico

Mariachis, pozole, pirotecnia, tequila, pulque, chiles en nogada, gritos y mucho sentimiento. Como sucede con otros días cuando festejamos el amor, a las mamás y a los niños, no deberíamos limitar la celebración de nuestro país a una sola fecha. Por eso, celebremos todos los días el orgullo de ser mexicanos. Porque ser mexicano es un privilegio, es una bendición, ¡es chingón! 

Gracias a nuestro delicioso país, el mundo disfruta del chocolate, el tequila, el jitomate, el chicle, la vainilla y el maíz. Gracias a nuestras tradiciones seguimos vinculados a un pasado cargado de gloria. Gracias a nuestro corazón hemos sido capaces de convertir adversidades en esperanza. 

México es mucho más grande que cualquier tragedia y cualquier gobierno. Su más grande riqueza es su gente, personas generosas, cálidas, que se la rifan todos los días. Somos trabajadores, valientes, luchones, divertidos, creativos, leales y solidarios. Somos únicos. 

Nos gusta ponerle chile a la fruta, ofrecer pan a nuestros muertos y hacerle mandas a la virgen de Guadalupe. Hemos aprendido a reírnos de nosotros mismos, a encontrar orden en el caos y a hablar en diminutivo. 

Ser mexicano se siente en la piel. Ser mexicano enciende emociones al escuchar el grito de ¡Viva México!, el himno nacional y ver izar nuestra bandera. Ser mexicano es alegría, calidez, riqueza, diversidad, gastronomía, cultura, fiesta, música y algarabía. Ser mexicano es recibir con el corazón abierto y apretar fuerte con un abrazo. Ser mexicano es emocionarte al escuchar las primeras notas de José Alfredo y Luis Miguel. Ser mexicano es confiar en que juntos siempre saldremos adelante. 

Por eso tenemos que estar juntos. Por eso tenemos que confiar en la fuerza de nuestras raíces. Por eso no nos rajamos. Por eso hay que celebrar todos los días y no solo uno. 

Celebremos el privilegio haber nacido entre dos océanos. Celebremos nuestros desiertos, selvas, montañas y ríos. Celebremos la sabiduría ancestral. Celebremos el buen corazón de nuestra gente. Celebremos la resiliencia de nuestro pueblo. Celebremos que destacamos por nuestra historia, creatividad, diversidad y hospitalidad.

Somos fuertes. Somos imparables. Somos invencibles. Somos únicos. Somos chingones.

¡México es libertad! 

¡Mexico eres tú! 

¡México vive en ti!