Por Zoé
Ítaca

Es jefe de información en Imagen Noticias con Yuriria Sierra en Imagen Televisión. Ha colaborado en Nexos, Proyecto 40 y Dónde Ir.  IG y TW: @alanulisesniniz

Por Zoé
Fiscalía del Estado de Jalisco

“Mujeres trans luchan contra la discriminación”. “Tres mujeres trans asesinadas en México en una semana”. “Sofía Elena ha sufrido discriminación en la escuela por ser una niña trans”. “Adolescencias trans serán reconocidas en la Ciudad de México”. “Ella es la primera mujer trans en llegar a la portada de Playboy”. “Inauguran la primera clínica trans en la Ciudad de México”.” Aprueban la ley de adolescencias trans en Oaxaca”. “Encuentran el cuerpo de la doctora y activista trans Elizabeth”. “Mujeres trans son encerradas en cárceles con hombres”. “Niña mexicana trans hace historia, cambió de nombre y género oficialmente”. “Así se despidió, entre aplausos, Ángela Ponce, la primera concursante trans en Miss Universo”. “El Instituto Nacional Electoral garantiza el derecho al voto de las personas trans para las elecciones del 2018”

Las anteriores algunas de las historias que han estado en diarios y noticiarios de televisión. La última de ellas trató sobre Zoé, una joven de Guadalajara atacada hace tres semanas a quien le arrojaron ácido en la cara. 

“Ella nunca sospechó, porque él no se veía con intenciones de nada malo y volteó, traía tapado un bote, usaba casco, iba en una moto, entonces, ella (Zoé) no vió y en cuanto él se quitó su casco le aventó todo el ácido (…) Zoé empezó a gritar, le ardía mucho y se metió en una regadera. Nosotras no sabíamos qué hacer…”, contó Samantha, una amiga de la joven a Karla Méndez, corresponsal de Imagen Noticias. 

Apenas el jueves pasado, la Fiscalía de Jalisco difundió, al fin, el retrato hablado del agresor. Zoé sigue en recuperación.

Hace cinco años, cuando iniciamos la emisión de TV, una de las noticias principales fue aquella postal dolorosa que días antes vimos en la esquina de Insurgentes y Puente de Alvarado: amigas de una joven llamada Paola, protestaron con ella dentro del ataúd luego de que el Ministerio Público liberó a su asesino. Paola tenía 25 años, era de Campeche, hacía ocho años que había llegado a la CDMX, una noche un hombre solicitó sus servicios, ella subió al auto y metros más adelante se escucharon dos disparos, sus compañeras se acercaron, Paola agonizaba. El conductor tenía el arma en sus manos, fue detenido. Cuarenta y ocho horas después quedó en libertad, las autoridades no encontraron elementos para asegurar que él había disparado, quedó anotado en el expediente su versión: Paola quiso asaltarlo y en el forcejeo ella se disparó. Caso cerrado, asesinato impune. 

Cuántas como Paola. Cuántas como Zoé: “21 personas trans han sido asesinadas en sólo una quinta parte del territorio nacional…”, informó Milenio en junio pasado, era el Mes del Orgullo. 

Hace unos meses, una comida de fin de semana, durante la conversación, ya en la sobremesa, me hicieron una corrección que no sacó de mi cabeza: “ella, ella, es ella”. Cuánto trabajo nos cuesta sacudirnos la ignorancia. Son ellas, cuando hablamos de mujeres trans, son ellos cuando hablamos de hombres trans. Cuánto tenemos todos que aprender creyendo que no.

Las historias todas importan. Si revisamos que las referí al inicio, hay varias que deben celebrarse, desafortunadamente, la mayoría son asuntos cuyo eje es ese patriarcado que genera discriminación, en primera instancia, y violencia, en su expresión más cruda. Por lo pronto, hoy el llamado es para buscar a ese sujeto que ha detenido la vida de Zoé por varias semanas.