Síguenos

 

Salud

La-Lista de los mitos y beneficios en torno a la dieta vegana

La alimentación vegana ha sido una opción para las personas que buscan reducir el consumo de carne proveniente de animales.

Dieta vegana
Foto: Cortesía.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

La dieta vegana es una opción a la que algunas personas se han sumado en los últimos años, sobre todo ante la intención de reducir el consumo de carne, huevo o productos lácteos.

Jessica González Castro, vocera de la organización internacional Million Dollar Vegan, afirmó en entrevista que hay una diversidad de mitos en torno a este tipo de alimentación, mismos que en ocasiones representan excusas para no hacer un cambio. 

Sin embargo, la doctora Daniela Gordillo, directora del programa de Nutrición y Bienestar Integral de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud TecSalud del Tecnológico de Monterrey, colocó puntos sobre las íes en ciertos aspectos.

Además recomendó a las personas interesadas a sumarse a este tipo de dietas que lo hagan de la mano de especialistas.

A continuación te compartimos La-Lista de mitos y beneficios de una dieta vegana y la reducción del consumo de carnes rojas. 

5. Las plantas sienten dolor

La activista negó que las plantas sufrieran porque carecen de un sistema nervioso y de receptores de dolor, pues la mayoría no responden rápidamente a estímulos ni tienen un sentido de supervivencia.

El doctor Ulises Rosas, del Instituto de Biología de la UNAM, afirmó en 2018 que la reacción de las plantas a ciertos estímulos corresponde a la actividad del glutamato, el cual lanza una señal de alerta, pero que para experimentar dolor se requiere del sistema nervioso central.

La creencia de que las plantas sienten dolor viene a partir de un artículo de Science del 14 de septiembre de 2018 sacado de contexto, pues los especialistas hicieron la aseveración de forma metafórica, no figurativa.

Incluso en la investigación del equipo encabezado por Masatsugu Toyota, de la Universidad de Nagoya, se indicó que el glutamato en los animales recorre el sistema nervioso central, facilitando el cambio de información, mientras que en las plantas ocurría algo similar, mas no igual.

Lee también: El restaurante neoyorquino Eleven Madison Park dejará de servir carne y pescado

4. El veganismo es extremo

Million Dollar Vegan, organización que en medio de la pandemia ha repartido alimentos veganos en distintas partes del mundo, considera que el carácter de “extremismo” es a partir del contraste que se representa ante las tradiciones alimentarias de la sociedad. 

Jessica González Castro destacó que además muchos animales son expuestos a condiciones de sufrimiento, por lo que al reducir su consumo también se evitaría ponerlos en una situación vulnerable.

La doctora Gordillo consideró que la humanidad se ha excedido en el consumo de carne, aunque una opción podría ser que las personas se adapten a mínimo un día por semana a prepararse un platillo vegano o vegetariano.

Al respecto recordó la iniciativa Meatless monday, que trata de reducir la ingesta de carne luego que la dieta omnívora no es sostenible porque genera muchísima huella de carbono.

Generar un kilo de carne de res es costosísimo ambientalmente. Lo que sugeriría es una combinación, tener días en que puedes basar tu alimentación en frutas, verduras y semillas”, dijo.

3. El veganismo es difícil

Muchos platillos en México cuentan con alguna carne, pero especialistas, incluyendo expertos de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, han hecho énfasis en la diversidad de vegetales con que cuenta nuestro país, tal es el caso de los quelites. 

La experta de TecSalud coincide en que la dieta tradicional mexicana vuelve esto algo difícil, pues desde los desayunos se comen platillos a base de carne o productos que tienen su origen en animales, pues en el caso de los tamales éstos se preparan con manteca.

“Culturalmente nos cuesta no porque no tengamos los alimentos al alcance, sino estamos acostumbrados a la dieta estandar mexicana, que tiene mucho alimento animal, como el huevo”, dijo.

La organización no gubernamental Million Dollar Vegan sostiene que muchos productos pueden cambiarse por otros que no sean de origen animal, además que actualmente se cuentan con versiones veganas, incluyendo de hamburguesas y embutidos

Te sugerimos: ¿La mejor arma para ganar la batalla climática? Reducir la carne

2. Este tipo de dietas son caras

La Unión Vegetariana Española sostiene que si las persona todos los días buscan comer productos como aguacates o nueces, gastará más dinero, pero eso no es exclusivo de las dietas veganas, también en dietas omnívoras hay cortes que son más caros que otros.

El kilo de carne molida de sirloin puede tener un costo de alrededor 184 pesos o el de milanesa de bola de res, 192 pesos. Las cifras contrastan con productos como los garbanzos, que una lata de 400 gramos cuesta entre 12 y 15 pesos, o el kilo de betabel, que está a 23 pesos.

La doctora Daniela Gordillo reconoció que la carne es cara y al momento de quitarla, al igual que el huevo, la leche y el queso, lo que queda en las canastas son frutas y verduras que no son caras, siendo lo más caro semillas que no se produzcan en nuestro país.

La estrategia sería comprar a granel o con un productor, no en un súper o una boutique vegana. Son realmente de buena calidad, solo hay que asegurarse que te venden lo que dicen”, confió la nutrióloga, pues ella se ha percatado de una diferencia en costos hasta de 10 veces más entre uno y otro establecimiento.

Por otro lado, y relacionándolo con el aspecto cultural, la doctora indicó que en el pasado mucha gente ligaba el tipo de alimentación con el nivel socioeconómico:

“Si no había carne en tu casa entonces quiere decir que eres de un estrato social bajo y que los que no tienen dinero comen frijoles, verdura o fruta. Y no debería ser así, tenemos una riqueza impresionante de frutas, verduras, semillas que facilitarían mucho llevar una dieta vegana, además tenemos la capacidad de comprar al mayoreo, algo que en otros países no”. 

1. No aportan los nutrientes necesarios

Para esto es importante contar con una dieta balanceada en la que se incluyan a las legumbres, vegetales y otros productos que cuenten con beneficios como calcio, vitamina B12 y Omega 3.

La doctora Daniela Gordillo, directora Nacional del programa de Nutrición y Bienestar Integral de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud TecSalud, dijo que sí se puede vivir con una alimentación vegana, pero lo recomendable es hacerlo con una suplementación adecuada, pues la vitamina B12 y el calcio se obtienen directamente de los animales.

Sobre el calcio afirmó que se puede conseguir de semillas, pero se tendría que suplementar en casos especiales, como cuando una mujer está embarazada o la persona está en edad avanzada.

Jessica González Castro recordó que expertos han señalado que una dieta basada en productos agrícolas integrales como frutas, verduras y semillas nos pueden ayudar a revertir enfermedades como el cáncer de colon, obesidad y diabetes tipo 2, entre otras.

La doctora dijo que esto se debe a que se reducen el consumo de grasas saturadas y aumentan su cantidad de antioxidantes, aunque esto no quiere decir que sea lo más sano y las personas, al tomar una decisión como esta en sus vidas, deben hacerlo de la mano de un especialista en nutriología.

También te puede interesar

Familia

¡Todos a la mesa! La atmósfera emocional que generamos a la hora de comer impacta en la educación alimentaria que damos a nuestros hijos...

Estilo de vida

A lo largo del año pasado, muchos de nosotros hemos sufrido agotamiento físico y mental. No es sorpresa que la gente haya recurrido a...

México

Los criadores de gallos defienden la práctica como una tradición y argumentan que genera una derrama económica millonaria.

Estilo de vida

Las dietas saludables y sostenibles se caracterizan por promover la salud y bienestar de las personas, además de tener un bajo impacto ambiental.

Publicidad