EU envió primeras vacunas de las 500 millones prometidas a países más pobres
La vacuna de Pfizer también ya fue aprobada en EU para menores de edad. Foto: AFP

EFE.- El Gobierno de Estados Unidos, dirigido por el presidente Joe Biden, comenzó este martes a mandar las primeras dosis de vacunas contra el Covid-19 de los 500 millones que ha prometido donar a más de 100 países de bajos ingresos a lo largo de dos años.

Así lo confirmó el secretario de Prensa adjunto de la Casa Blanca, Kevin Munoz, en su cuenta de Twitter, donde reveló el envío este martes de unas 488 mil dosis de la vacuna de Pfizer a Ruanda.

Dichas dosis donadas al país africano incluyen “100 mil de los 500 millones prometidos por el presidente que se han comprado este verano. Esto es solo el comienzo”, dijo Munoz.

Un funcionario de la Administración estadounidense precisó a la cadena de televisión CNN que, de las dosis donadas a Ruanda, 188 mil 370 son parte de los 500 millones compradas por el Gobierno de EU a Pfizer, mientras que 300 mil son vacunas de la misma farmacéutica que EU tenía almacenadas con anterioridad. 

Estas vacunas han sido canalizadas a Ruanda a través del mecanismo Covax, apoyado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Casa Blanca ha anunciado que 200 millones de las 500 millones de dosis prometidas se entregarán a otras naciones para finales de este año, mientras que los 300 millones que queden se mandarán en la primera mitad de 2022.

Un 75% de esas vacunas se compartirán a través de Covax, mientras que el 25% serán entregadas directamente a los países que las necesiten.

A principios de agosto, Biden afirmó que Estados Unidos había donado más de 110 millones de dosis a 65 países, entre los que figuran algunos latinoamericanos como Argentina, Bolivia, Colombia y Ecuador.

Ya en junio, Biden se comprometió a entregar al menos 80 millones de vacunas a otras naciones. 

Las vacunas compartidas están aprobadas para uso interno en EU, como lo son Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson, y se suman a otras 60 millones de dosis que Washington ya donó en mayo de AstraZeneca, pero que aún no ha recibido el visto bueno de los reguladores estadounidenses.