Aguascalientes y Querétaro reportan nuevos casos de viruela símica
México registra más de 200 casos de viruela del mono. Foto: EFE

Aguascalientes y Querétaro reportaron nuevos casos de viruela símica, luego de que la Secretaría de Salud informó que los contagios aumentaron de 147 a 252 en los últimos siete días en el país.

La Secretaría de Salud de Aguascalientes confirmó el primer caso positivo tras ser notificada por el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicas (InDRE) en un paciente de 49 años, de sexo masculino, quien actualmente se reporta estable, en aislamiento domiciliario y sin antecedentes de viaje.

El paciente acudió el pasado 11 de agosto a recibir atención médica tras presentar síntomas como lesiones dérmicas, fiebre y cefalea.

“Por la notificación de este primer caso positivo se procedió a su vigilancia, así como aislamiento de las personas con quien estuvo en contacto en previos días”, informó Salud en un comunicado que difundió en redes sociales.

Además, las autoridades destacaron que los posibles síntomas de viruela símica son: erupciones en el cuerpo, fiebre superior a los 38 grados, dolor de cabeza, fatiga, dolor muscular e inflamación de ganglios linfáticos.

Finalmente hizo un llamado a mantener las medidas sanitarias, como uso de cubrebocas, lavado de manos con agua y jabón y evitar contacto físico directo con personas infectadas o con sospechas, así como con sus respectivos objetos materiales.

Por su parte, la Secretaría de Salud de Querétaro informó sobre un segundo caso importado de viruela símica en el municipio de Corregidora.

El paciente es un hombre el grupo de edad de 30 a 39 años, que se encuentra aislado de manera preventiva.

Hasta el 18 de agosto, en Querétaro se identificaron siete personas que cumplen con la definición operacional de caso probable, de los cuales cinco fueron descartados.

Esta enfermedad se transmite por contacto directo con las secreciones de una persona enferma a través de mucosas o lesiones de la piel, gotitas respiratorias y objetos contaminados con los líquidos corporales; así como por contacto directo con animales enfermos como monos y roedores; por comer carne mal cocida y otros productos de animales contaminados con el virus.

En México, al no ser una enfermedad endémica, la transmisión se da por contacto estrecho con personas infectadas.