¿Por qué mi esposa desea más a su vibrador que a mí?
Ilustración: Guardian Design

Mi esposa utiliza regularmente su vibrador cuando no estoy cerca. Pero, cuando lo hace, parece que no queda nada para mí. Lo hemos usado juntos y, cuando lo hacemos, el sexo es estupendo, pero yo deseo tener más sexo que ella. Simplemente no entiendo por qué no me desea tanto como a su vibrador. Obviamente, ella tiene necesidades, pero yo también. Ambos tenemos más de 50 años, tenemos un buen sueldo, tenemos una relación buena y comunicativa (excepto sobre el sexo) y nos amamos. Cuando intentamos hablar del tema, ella se pone muy a la defensiva y niega hacerlo o necesitarlo. ¿Alguna sugerencia?

Podría ser útil intentar hablar con ella sobre los aspectos técnicos de su autoplacer. Muchos hombres se sienten amenazados por el uso de un vibrador por parte de una mujer porque asumen que es un reemplazo del pene, lo que suele ser falso. Es posible que tu esposa utilice el vibrador sobre todo para estimular su clítoris, el centro femenino del placer. Si tu modus operandi habitual es centrarte en el coito sin prestar suficiente atención a su clítoris, sería comprensible que ella haya elegido proporcionarse un placer suplementario con orgasmos garantizados.

Muchas mujeres no pueden alcanzar el clímax únicamente con el coito, ya que el clítoris no está lo suficientemente involucrado. Si la pareja no compensa con la mano o con la boca, y si son tímidas a la hora de explicar sus necesidades o de autoestimularse durante el coito, muchas recurrirán a la masturbación privada.

Por otra parte, ¿cómo sabes que tú deseas el sexo con más frecuencia que ella? Puede que ella solo quiera lo mejor de ambos mundos.

Pamela Stephenson Connolly es una psicoterapeuta ubicada en Estados Unidos que se especializa en el tratamiento de trastornos sexuales.