386 perros rescatados de un camión que se dirigía a un festival de carne canina en China
La policía china detiene un camión que transportaba 386 perros que iban a ser sacrificados en un festival de carne canina.

La policía china interceptó un camión que transportaba 386 perros que iban a ser sacrificados en el festival anual de consumo de carne canina de la ciudad de Yulin, en el sur del país, cuyo inicio estaba programado para el martes, el día del solsticio de verano.

Las imágenes del lugar de los hechos mostraban a los perros hacinados en jaulas de metal en malas condiciones. Al descubrir el camión el pasado fin de semana, los activistas por los derechos de los animales temieron que algunos de ellos pudieran padecer enfermedades infecciosas. Por ello, denunciaron el camión a la policía, citando la legislación del país sobre prevención de epidemias.

Lin Xiong, uno de los activistas que presenció la detención del camión por parte de la policía, comentó: “Fue horrible ver a tantos perros en un estado tan espantoso, era como un camión desde el infierno para estos pobres animales… La matanza por la carne de perro supone una vergüenza para nuestro país, por lo que seguiremos luchando hasta que veamos el fin de este sufrimiento”.

Anticipándose al festival de carne canina de Yulin de este año, que atrae a una pequeña multitud a la ciudad, los activistas chinos encontraron formas creativas de salvar a los perros de ser sacrificados.
Xiao He, un activista por los derechos de los animales residente en Shaanxi, explicó que trabajó durante semanas con otros activistas para analizar las leyes y normativas vigentes de China con el fin de persuadir a las autoridades de que impidieran la celebración del evento.

“Hay normas que establecen cómo tratar a los animales, por ejemplo, los certificados de inspección de cuarentena exigidos por la ley. Pero es evidente que las personas que transportaban los perros no cumplían la normativa. Tenemos que recordarles a ellos, así como a las autoridades (esas regulaciones)”, señaló.

En 2020, el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de China indicó que los perros no son “ganado” para consumo, sino animales de compañía.

Los activistas que participaron en la salvación de los perros a bordo del camión indicaron que se trataba de perros de diferentes razas, tamaños y condiciones de salud. Señalaron que probablemente eran perros guardianes o mascotas domésticas robadas, perros callejeros capturados en las calles u otros orígenes desconocidos sin posibilidad de rastreo.

Tras la intervención de la policía el fin de semana, los perros fueron enviados a cuarentena. Los activistas chinos explicaron a The Guardian que los perros fueron entregados a la asociación Capital Animal Welfare Association de Beijing, después de que los comerciantes firmaran un acuerdo para renunciar a la propiedad de los animales.

Peter Li, especialista en políticas de China de Humane Society International, un grupo defensor, comentó que los comerciantes “engañaron” a las autoridades de Yulin, argumentando falsamente que el consumo de carne canina es “tradicional” y que forma parte de la cultura alimentaria local. “El consumo de carne canina está impulsado por la oferta, por los comerciantes, no por el consumidor. El sacrificio de perros en Yulin es de carácter comercial, no cultural“, señaló.

Li explicó que su equipo en el lugar observó a la policía de Yulin intentando evitar que los propietarios de los negocios hicieran un espectáculo del “festival”.

“Los consumidores provenientes de fuera de Guangxi solían ser considerables antes de 2014. Este grupo ha disminuido drásticamente, particularmente desde 2020. La mayoría de los consumidores son locales y el número ha estado disminuyendo”.