Mi deseo sexual ha desaparecido. ¿Es porque ya estoy en mis 30?
‘Ahora siento que tengo que tener sexo cuando simplemente no quiero’. (modelo posando). Foto compuesta: Getty/GNM design

Consulta: Soy una mujer de 34 años. A lo largo de mis 20 años disfruté tanto del sexo que me resultaba difícil resistirme. Era bastante promiscua y mi cuerpo se excitaba con facilidad. Ahora, aparentemente de la nada, mi libido y mi interés por el sexo prácticamente han desaparecido, lo cual me ha devastado. Sospecho firmemente que se debe a una disminución de mis niveles hormonales.

Soy muy sana, no estoy estresada, no bebo ni fumo y tengo una buena relación con un hombre comunicativo y comprensivo. Pero ahora las relaciones sexuales con frecuencia son dolorosas, ya que estoy lidiando con la pérdida de lubricación natural y me siento “cerrada” y poco excitada. Ahora siento que tengo que tener sexo cuando simplemente no lo quiero y mi pareja se siente desanimado porque nunca lo inicio. Incluso en el caso de que me sienta excitada psicológicamente por alguna idea o fantasía, mi cuerpo no responde.

No estaba preparada en absoluto para este acontecimiento. ¿Es todo? ¿Esa fue mi vida sexual? ¿Soy una idiota por no saber algo que todos los demás saben: que hay un cambio hormonal importante después de los 20 años, pero antes de la menopausia?

Respuesta: Tu vida sexual no ha desaparecido y no existe ningún secreto siniestro sobre la pérdida de la libido. En las mejores circunstancias, las personas pueden tener un sexo fabulosamente excitante durante toda su vida. Hay una razón por la que no te sientes sexualmente inspirada y es necesario descubrirla para poder solucionarla. Como sospechas de tus niveles hormonales, acude a un médico de inmediato y hazte un chequeo general, porque existen todo tipo de condiciones médicas –y psicológicas– que pueden disminuir la libido. Toma en cuenta que ciertos medicamentos pueden afectar la respuesta sexual.

También piensa detenidamente en los desencadenantes que te llevaron a tener sexo excitante cuando estabas en tus 20. Cuando el hecho de tener sexo con muchas personas se convierte en un patrón bien arraigado, puede resultar difícil cambiar a una relación sexual monógama. Es posible que el estilo casual –incluso anónimo– de tu vida sexual anterior haya hecho que nunca aprendieras a tener verdadera intimidad con una sola persona. Se necesita tiempo para que uno se sienta cómodo compartiendo quién es en realidad sexualmente con otro ser humano, y quizás al hacer este cambio para sentar cabeza, perdiste los elementos esenciales que hacían que el sexo fuera excitante para ti. Es posible recrear los elementos eróticos en tu relación de pareja actual, solo tienes que averiguar cuáles son.

Pamela Stephenson Connolly es una psicoterapeuta ubicada en Estados Unidos que se especializa en el tratamiento de desórdenes sexuales.