Escasez de hologramas en Profeco afecta operación de empresas

Durante una reunión llevada a cabo la mañana de este jueves con integrantes de la Secretaría de Economía, los Representantes de Unidades de Inspección Acreditadas y Aprobadas (UIA) denunciaron la falta de hologramas de verificación que existe en la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) con las cuales se lleva a cabo la inspección de básculas, taxímetros y bombas de gasolina.

Pese a que la ley marca que la distribución de hologramas tuvo que haber comenzado el 02 de enero de 2021, la dependencia liderada por Ricardo Sheffield dijo que ésta comenzaría hasta el 15 de enero, es decir, 13 días después de lo previsto en la normatividad.

Ante dicha situación, alrededor de 140 empresas se encuentran totalmente detenidas pues no pueden operar sin los mismos, a pesar de que ellos manejan sus propias calcomanías.

El coordinador Institucional de la Asociación Mexicana de Metrología, Mauricio Pantoja Wachauf, sostuvo que con esta decisión no solo se afecta a las empresas que siguen pagando salarios al 100% pese a que no pueden operar, sino que están en riesgo mil 600 empleos.

Y no sólo eso, sino que Pantoja Wachauf asevera que también se afecta a los consumidores, quienes tampoco tienen la certeza de que los kilos sean de a kilo y los litros de a litro a la hora de realizar una compra.

Asimismo, el coordinador señaló que también está la solicitud para desaparecer las anteriormente conocidas como Unidades de Verificación Acreditadas (UVAs), pues este holograma sólo ha traído mayores costos y problemas en lugar de generar certezas.

Pantoja Wachauf también mostró un documento obtenido a través del Portal de Transparencia en el que se constata que Profeco podría estar incurriendo en una extorsión debido al sobreprecio con el que la dependencia vende los hologramas.

Según los datos, la calcomanía costó a la dependencia en el 2020, cinco pesos con 68 centavos más IVA, pero lo vendió en ese mismo periodo a las UIA´s a través de la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) en 81 pesos con 78 centavos, es decir, más de mil por ciento su valor original.

“Si consideramos que la Profeco vende cerca de 800 mil hologramas al año a estas unidades, estaríamos hablando de que se está llevando una utilidad que supera los 60 millones de pesos tan sólo por revenderlas”, subrayó Mauricio Pantoja.
Por otro lado, los representantes de las Unidades de Inspección Acreditadas han asegurado que se sienten frente a una competencia desleal, pues la propia autoridad demerita la labor de los inspectores privados al invitar a los usuarios a realizar el pago de este procedimiento directamente con ellos y no con externos.

Luego de la reunión, los representantes de las UIA’s se dirigieron a la oficina de la Profeco donde fueron atendidos por Cuauhtémoc Villareal, subprocurador de Verificación, quien se comprometió a que el próximo lunes 11 de enero estarían resueltas las demandas.