‘México puede sanar siempre y cuando le demos su lugar y la prioridad que se merece al medio ambiente’

Una de las medicinas que urge implementar de manera efectiva, urgente e inmediata tiene que ver con la necesidad de vivir en un país donde prevalezca la legalidad y el Estado de derecho en la vida cotidiana de la actividad pública, privada y personal. No más a la impunidad, no más al amiguismo, no más al influyentismo. Nadie al margen de la ley, nadie por encima de la ley. Somos un país de leyes y simple y sencillamente hay que asegurar su debido y cabal cumplimiento SIN excepciones.

En adición a lo anterior, México puede sanar siempre y cuando le demos su lugar y la prioridad que se merece al medio ambiente y a los recursos naturales. Al final del día, todos, sin excepción, dependemos en nuestro día a día de las condiciones ambientales que nos rodean y de los múltiples beneficios que nos proporcionan los recursos naturales para nuestro desarrollo y bienestar. 

No obstante lo obvio de esto último, hoy no hay el más mínimo interés en el gobierno federal por los temas medioambientales y, en consecuencia, se han reducido sustancialmente los presupuestos a la cartera ambiental, se promueven proyectos contaminantes como refinerías, hay retrocesos en la transición energética iniciada años atrás y, los defensores ambientales son asesinados, amenazados, estigmatizados, criminalizados.