Proyecto desarrollado por firma mexicana fomenta efectividad del gobierno de Honduras
Cortesía

 
El Centro Cívico Gubernamental (CCG) de Honduras, proyecto diseñado, construido y operado por la empresa mexicana Grupo GIA, además de albergar a casi 10 mil funcionarios de 37 dependencias del estado, ha representado un gran impacto social en la población hondureña.
 
En dicho inmueble ya comenzaron a operar dependencias que se encargan del control y transparencia del gasto público del gobierno hondureño como el Servicio de Administración de Rentas (SAR), la Super Intendencia de Alianzas Público Privada (SAPP), la Secretaría de Defensa y el Instituto Hondureño de Turismo (IHT), entre otras agencias del gobierno hondureño.
 
Ubicado en Tegucigalpa, Honduras, el CCG se conforma de más de 204 mil metros cuadrados de construcción y tendrá la finalidad de mejorar la eficiencia de los servicios públicos de los usuarios que buscan atención.
 
Durante su reciente visita a la capital hondureña, el presidente de Grupo GIA, Hipólito Gerard Rivero, se reunió con el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, con quien conversó sobre distintos aspectos de la ocupación y operación del proyecto que se ha convertido, al decir de ambos, en un referente en la región.  
 
“En nuestras conversaciones coincidimos en señalar que el Centro Cívico Gubernamental busca hacer más eficientes los procesos administrativos y operativos del Estado, al tiempo que ofrece un entono amable y digno para funcionarios y usuarios a quienes dota de una infraestructura operativa de vanguardia. Para GIA es motivo de orgullo ser parte de este innovador proyecto”, expresó Gerard Rivero.

Por otro lado, cabe resaltar el aspecto social generado por el Proyecto del Centro Cívico Gubernamental de Honduras: durante la etapa de construcción se generaron 3,800 empleos directos, de estos, 2,400, alrededor del 65%, fue ocupado por migrantes hondureños retornados de los Estados Unidos, la mayoría de estos migrantes no tenían experiencia previa en el sector de la construcción, ello no obstante, fueron contratados, capacitados y certificados por Grupo GIA.

El presidente hondureño Juan Orlando Hernández y el presidente de Grupo GIA, Hipólito Gerard Rivero

“Es una demostración palpable de cómo las obras de infraestructura social no sólo generan impactos directos en materia de atención ciudadana, de educación o de salud, sino que además contribuyen de manera importante a la consecución de resultados en el plano del desarrollo social, como lo es la generación de empleo en la región del Triángulo Norte de Centroamérica. Este resultado es particularmente relevante cuando se trata de puestos de trabajo que ocupan migrantes retornados, que dicho sea de paso, es un objetivo que han alentado las autoridades mexicanas y con el cual nos sentimos plenamente identificados”, subrayó Hipólito Gerard.

“Ese es el espíritu que anima nuestra activa participación en nuevas licitaciones en toda la región”, concluyó el empresario.