Segob usa el impacto de Covid para disfrazar encuestas de popularidad de AMLO
El presidente Andrés Manuel López Obrador pidíó el perdón en su conferencia matutina. Foto: José Méndez/EFE.

Una medición para conocer el impacto de la pandemia en los mexicanos se convirtió en una encuesta para medir la preferencia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La Secretaría de Gobernación (Segob) gastó 580,000 pesos en 2020 para realizar dos encuestas que tenían como única misión “conocer el estado de vulnerabilidad de la ciudadanía durante la contingencia por el coronavirus”, informó la Segob en respuesta a una solicitud de información ingresada por La-Lista. Pero las preguntas fueron dirigidas a un objetivo adicional: la popularidad de López Obrador.

De las 21 preguntas aplicadas en la primera encuesta, realizada del 1 al 8 de octubre de 2020, solo una se dedicó a la pandemia de Covid-19: “Usted considera que la respuesta del gobierno federal a la contingencia generada por el Covid-19 es:”. Las opciones de respuesta eran buena, que obtuvo 26.3%; regular, 45.6%; mala, 24.8%; y no sabe o no contestó, 3.3%.

Lee también: Vacunas Covid favorecen a la aprobación de AMLO, señala encuesta

Esa pregunta no mide la vulnerabilidad. Vulnerabilidad sería ver si tienen acceso a servicios médicos, comorbilidades o medir acciones actitudinales. Si usan cubrebocas, si tienen que salir diario al trabajo, si usan transporte público. De miedos, no me da miedo el coronavirus, no creo que exista, entonces eso te vuelve vulnerable, el no tener miedo, el no usar cubrebocas y salir diario a trabajar, el usar el transporte público, pero si solo está el cómo califica al gobierno en el manejo de la pandemia no me está midiendo la vulnerabilidad. Está muy forzado”, dice en entrevista Roy Campos, presidente de la casa encuestadora Consulta Mitofsky.

La encuesta, elaborada por la empresa Wise Interactions SA de CV, incluyó además dos preguntas sobre la situación económica de las personas y si éstas eran beneficiarias de algunos de los programas sociales implementados por el gobierno federal.

“¿Qué calificación le daría a Andrés Manuel López Obrador como presidente de la República?”, “¿En su opinión es mejor, igual o peor que la de Enrique Peña Nieto?“, “¿Qué tanto le cree al Instituto Nacional Electoral?“, “¿Por cuál partido nunca votaría?” y “¿Por cuál candidato votó en las últimas elecciones para presidente de la República?” fueron otros de los cuestionamientos incluidos.

Entre los principales hallazgos, Wise Interactions destacó que los encuestados consideran que el principal problema del país es el desempleo y que para 51.5% su situación económica actual es peor en comparación con el año pasado. “Esto refleja el impacto económico de la pandemia del Covid-19 en la población”, se lee en los resultados.

Esta primera encuesta se realizó de forma presencial en las cinco circunscripciones electorales, donde se eligió de forma aleatoria a integrantes de la lista nominal. Se generaron 1,440 opiniones, con un margen de error de 2.8% y confianza de 95%.

La segunda encuesta

Con micrófono en mano y corbata color guinda, el presidente López Obrador presentó en diciembre pasado en su conferencia matutina los resultados de la segunda encuesta contratada por la Secretaría de Gobernación a Wise Interactions.

“Hicimos una encuesta el pasado fin de semana y a la pregunta de si quieren que continúe o que renuncie, traemos 71% a favor de que continúe, creo que como 25 en contra y cuatro que no se han definido todavía”, presumió el mandatario. “Nosotros la hicimos (la encuesta). Ya ven que yo siempre tengo otros datos y pues sabemos bien lo que está sucediendo“.

“Es una encuesta telefónica, no se puede hacer ahora cara a cara. A lo mejor si se hiciera de manera directa nos iría mejor, porque no todos tienen teléfono“, agregó López Obrador en su presentación. La realizada un mes antes por la misma empresa fue presencial, y el porcentaje fue menor: 68.6%.

La Segob detalló a La-Lista que la encuesta de noviembre fue en seguimiento como “valor agregado de calidad” respecto de la contratación realizada en octubre. Comprendió 2,500 opiniones con un margen de error de +2.0% y confianza del 95%.

El contrato con la empresa Wise Interactions fue por adjudicación directa por 580,000 pesos. La empresa, fundada en 2007, está enfocada en procesos de comunicación, consultoría y soluciones para gobierno.

De acuerdo con Campos, el costo de las encuestas está a precio de mercado y suelen ser ejercicios cotidianos dentro del gobierno. “Es comprar espejito, porque nada más es para ver cómo me veo, y la justificación era eso: que la aprobación del presidente es una variable para explicar el comportamiento del ciudadano”.

Desde su perspectiva, medir la aceptación del presidente no es un error. “Es una forma de escuchar al pueblo. Si descubro que no está contento conmigo por algo ha de ser, y no quiero creerle a los encuestadores, hago mi propia medición. No está mal, aquí el problema es que justificaron con un argumento que no es el que mide la encuesta”.

En julio 2019, López Obrador aseguró que su gobierno no hacía encuestas. “No tenemos un sistema de aplicación de encuestas, no hay, no se contratan encuestas ni estamos llevando a cabo nosotros levantamientos“.