Síguenos

 

Actualidad

Fotogalería | En las entrañas del sistema Cutzamala

Así es la operación de un sistema hídrico que cruza por dos estados del país para llevar el agua que se consume en la Ciudad de México.

©Foto: Daniel Hernández/La-lista.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

El Cutzamala es un sistema hídrico artificial: desafía y manipula el curso natural del agua. Lo que la naturaleza hace por medio de cascadas, ríos, arroyos, manantiales y afluentes, en los que el agua discurre por gravedad desde las montañas hasta desembocar al mar, el Cutzamala lo hace a través de más de 322 kilómetros de túneles de concreto, acuíferos de acero, canales abiertos y de presas, plantas de bombeo y de potabilización.

Toda el agua pasa por un proceso de desinfección con cloro y aclaramiento con sulfato de aluminio. La cantidad de energía eléctrica para mantener en funcionamiento óptimo las plantas de bombeo de todo el circuito es enorme.

La-Lista visitó las presas Tuxpan, El Bosque, Valle de Bravo y Villa Victoria del sistema, que actualmente presenta una baja captación que ronda el 49.1% de su capacidad. Esto significa un riesgo para el abastecimiento de la Zona Metropolitana del Valle de México.

Lee también: De Michoacán a la CDMX: un recorrido por las historias de agua que entraña el sistema Cutzamala

Vista de los alrededores de la Presa de Tuxpan, Michoacán. ©Foto: Daniel Hernández/La-Lista.

Pobladores que viven a la orilla del canal de la Presa en Tuxpan, Michoacán, recurren a bloqueos con costales de arena para almacenar el agua para sus cultivos y uso personal. Esta práctica es muy común en época de sequía.

©Foto: Daniel Hernández/La-Lista.
©Foto: Daniel Hernández/La-Lista.
©Foto: Daniel Hernández/La-Lista.
©Foto: Daniel Hernández/La-Lista.
Una manguera usada para extraer agua en la Presa Tuxpan. ©Foto: Daniel Hernández/La-Lista.

En la Presa del Bosque son pocas las personas que viven cerca de la laguna. Las casas de alrededor tienen tierras de siembra.

©Foto: Angélica Escobar/La-Lista.
©Foto: Angélica Escobar/La-Lista.
©Foto: Angélica Escobar/La-Lista.
©Foto: Angélica Escobar/La-Lista.

Planta potabilizadora de Valle de Bravo. Aquí el agua captada del desagüe se potabiliza y se libera en el río.

©Foto: Daniel Hernández/La-lista.
©Foto: Angélica Esocbar/La-lista.
©Foto: Angélica Esocbar/La-lista.
©Foto: Angélica Esocbar/La-lista.
©Foto: Angélica Esocbar/La-lista.
©Foto: Angélica Esocbar/La-lista.

En la presa Valle de Bravo, los niveles del agua son evidentes en esta torre, donde el tono más oscuro deja ver que actualmente el agua es poca en la presa. Un automovilista que pasó por el camino gritó, al vernos haciendo registro fotográfico: “¡Ya para qué lo graban, si ya está bien seco!”.

©Foto: Angélica Escobar/La-Lista.

En esa misma presa hay huachicoleo (robo) de agua, todo ocurre frente a las autoridades que resguardan el lugar.

©Foto: Angélica Escobar/La-Lista.
©Foto: Angélica Esocbar/La-lista.
©Foto: Daniel Hernández/La-Lista.
Presa Valle de Bravo. ©Foto: Angélica Escobar/La-Lista.

En la presa Villa Victoria, varias personas acuden a realizar actividades recreativas, pescar y lavar ropa. Familias se trasladan hasta por dos horas desde sus casas, pues a sus colonias no llega el servicio de agua.

Procedentes de la localidad y de otros puntos de los alrededores, pasan largos periodos a las orillas de la laguna. ©Foto: Angélica Escobar/La-Lista.

Leonardo y Jesús acompañan a su abuela a lavar ropa, mientras esperan juegan y pescan en la orilla. ©Foto: Angélica Esocbar/La-Lista.

©Foto: Angélica Esocbar/La-Lista.
©Foto: Angélica Escobar/La-lista.

Al final, el agua de esta presa sale con rumbo a la planta potabilizadora de Los Berros, donde todos los residuos de jabón, tierra y otras partículas son retiradas para hacerla óptima para el consumo humano.

©Foto: Angélica Escobar/La-Lista.
Planta potabilizadora Los berros. ©Foto: Daniel Hernández/La-lista.

A esta planta llega el agua de las siete presas del Cutzamala. No es almacenada, conforme llega, el agua pasa por diversos canales y es adicionada con cloro y aclarada con sulfato de aluminio.

planta de bombeo no. 5, la última a la que llega el agua desde la Planta potabilizadora, donde después “cae” por gravedad hacia la CDMX. En cada planta de bombeo hay 6 motores de bombeo de entre 5,500 a 16,500 kw de potencia para superar los más de 900 metros verticales de desnivel que tiene el sistema desde Valle de Bravo y cada planta cuenta con su Estación eléctrica para poder mantener el flujo constante de agua bombeada y no haya interrupciones.
©Foto: Angélica Escobar/La-Lista.

Desde las plantas de bombeo, observadas en la laguna del Valle de Bravo a pie de carretera, se aprecian los niveles que recorre el sistema. El punto más alto es de 930 metros sobre el nivel del mar.

©Foto: Angélica Escobar/La-Lista.
En cada planta de bombeo hay seis motores de entre 5,500 a 16,500 kw de potencia para superar los más de 900 metros verticales de desnivel que tiene el sistema desde Valle de Bravo. ©Foto: Angélica Escobar/La-lista.

El agua “cae” por gravedad hacia la Ciudad de México después de llegar a la última planta de bombeo, la número 5. Esto tras pasar por la planta potabilizadora.

Planta de bombeo no. 5. ©Foto: Daniel Hernández/La-Lista.
©Foto: Daniel Hernández/La-lista.

También te puede interesar

Actualidad

La reducción del suministro de agua será paulatina en la Ciudad de México y el Estado de México; se extenderá hasta el próximo 1...

Multimedia

¿Has pensado en todo lo que debe ocurrir para tener agua cada que abres la llave? Recorrimos el Sistema Cutzamala y estas fueron las...

Actualidad

De acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional, Cutzamala se encuentra a menos del 50% de captación.

Publicidad