Vigilancia, examen de manejo y fotomultas… las propuestas para prevenir accidentes carreteros
Foto: Twitter / @YoSoyOscar11

“¡No te duermas, Danna!”, exclama un hombre sentado en el asfalto, junto a una joven que no reacciona. Algunas personas tratan de calmarlo al decirle que la ambulancia ya casi llega al lugar, pero ninguna palabra lo consuela ante el cuerpo inmóvil de la mujer. “¡Danna, despierta, por favor!”.

Es el kilómetro 51+500 de la carretera México-Cuernavaca, una vía acostumbrada al vaivén de los turistas que viajan los fines de semana entre la Ciudad de México y Morelos o Guerrero para tomarse unos días de descanso. Pero en esta ocasión, 15 de agosto del 2021, no hay carros, solo personas que van de un lado a otro para tratar de auxiliar a los motociclistas afectados por tres accidentes viales que ocurrieron al mismo tiempo.

“Veníamos circulando como a 250 (kilómetros por hora), o sea veníamos echando carreritas”, admite uno de los sobrevivientes frente a las cámaras de la televisión, mientras unos metros más adelante se encuentran los cuerpos de seis motociclistas de entre 17 y 43 años de edad fallecidos, y otro tanto de personas lesionadas.

Para la comunidad biker el pasado domingo fue un día negro. La Fiscalía General de Justicia de Morelos relató en una tarjeta informativa que presumiblemente el exceso de velocidad de las motocicletas generó un primer accidente con un vehículo de carga. Este primer choque cortó la circulación y otras motos se impactaron con un segundo vehículo. Por último, otro grupo se estrelló con una camioneta.

En total 11 motocicletas y 11 carros estuvieron involucrados en este accidente cercano a Tres Marías, una localidad en el municipio de Huitzilac, Morelos, entidad que se ha convertido en uno de los lugares favoritos de quienes han adoptado el manejo de las motocicletas como un deporte o un entretenimiento.

Los motociclistas “son un nicho de mercado que cada vez crece más derivado de la pandemia porque llevan a cabo una actividad donde solo viaja una persona en el vehículo o a lo mucho dos”, señala Andrés Remis, secretario de Desarrollo Económico y Turismo de Cuernavaca. “Desgraciadamente los accidentes (como el del domingo) son recurrentes, una motocicleta es un vehículo que requiere mucha responsabilidad y a veces muchachos que están empezando a descubrir este deporte y lo empiezan a hacer sin el conocimiento adecuado”.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes informó en su último Anuario Estadístico de Accidentes en Carreteras Federales, correspondiente al 2019, que ese año la autopista México-Cuernavaca tuvo 93 accidentes, 51 colisiones donde hubo víctimas, 31 personas fallecidas y 53 personas lesionadas.

El secretario municipal de Cuernavaca añade que desde su trinchera han tratado de atender este problema con la disminución de la venta de alcohol a los bikers que están de paso. “Les pedimos a los restaurantes que traten de venderles una o dos cervezas nadas más”, dice el funcionario, quien alega que es el gobierno federal el que debe hacerse responsable de este fenómeno.

Indolencia e irresponsabilidad en accidentes

Especialistas consultados por La-Lista consideraron que los sucesos del pasado domingo tienen varios factores, pero los principales motivos serían la inacción de las autoridades para impedir que las personas conduzcan a alta velocidad y, por otra parte, la misma gente que acelera en esta carretera que es conocida por tener varias curvas riesgosas, incluida “La Pera”.

“Este accidente no es de sorprenderse porque, a pesar del alto número de víctimas, con frecuencia vemos el registro en esta misma carretera de personas que chocan sus motos de pista de manera reiterada”, dice Francisco de Anda Orellana, presidente de la organización Movilidad y Desarrollo México. “Ha habido una total indolencia y falta de compromiso para atender la seguridad en este punto”.

De parte de las autoridades, Orellana apunta a Caminos y Puentes Federales (Capufe) y la Guardia Nacional como los responsables de no vigilar que se respeten las reglas viales en las carreteras. Por el otro lado, el experto reparte algo de responsabilidad a los conductores. “Los motociclistas están sumiendo el costo de ‘tener la libertad’ de viajar a alta velocidad y el gobierno no hace nada para evitarlo”.

La Guardia Nacional heredó de la extinta Policía Federal la responsabilidad de vigilar las carreteras del país y prevenir los accidentes en estas vías. A esta dependencia de seguridad la complementa la Capufe, encargada de administrar las carreteras federales y fortalecer los esquemas de seguridad vial.

Las autopistas en México tienen un límite de velocidad de 110 kilómetros, pero en algunas ocasiones esta norma es rota por los conductores. Un estudio del Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Stconapra) detectó que en la carretera México-Cuernavaca entre el 14% y 20% de las colisiones entre vehículos se dio porque alguno de estos iba a exceso de velocidad.

“Lo que sucedió el domingo solo es una última consecuencia de todo lo que se ha hecho mal en los últimos años”, señala Maytonce García, director del colectivo Transita Seguro, quien cuestiona que en México cualquier persona puede adquirir su licencia de conducir sin un examen previo, no se ha fomentado una cultura del respeto al límite de velocidad en la sociedad y no tiene un registro nacional de las faltas viales de los automovilistas.

Para los expertos, es necesario pensar en soluciones a corto y largo plazo. Maytonce ejemplifica que en la Ciudad de México ya hay una licencia para conducir especial para los motocilistas y eso incluye que tengan habilidades de conducción, pero al mismo tiempo lamenta que estas pruebas pueden ser omitidas por las personas si tramitan su documento en otro estado.

“Se deberían implementar controles tecnológicos de velocidad, eso ayudaría un poco. También se tiene que revisar la infraestructura, las campañas para evitar el consumo de alcohol, homologar los reglamentos de tránsito en todos los estados y el último eslabón sería capacitar al usuario”, concluye el especialista de Transita Seguro.