Síguenos

 

Ciencia

‘Puede terminar con la pandemia’: el científico detrás de la vacuna de BioNtech/Pfizer

Exclusiva: el CEO de BioNTech, Uğur Şahin, dice que está seguro de que la vacuna puede “golpear al virus en la cabeza”.

Uğur Şahin dijo que ‘la protección de solo enfermedades sintomáticas tendrá un efecto dramático’. Foto: BioNTech

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Philip Oltermann/The Guardian

Berlín.- El científico detrás de la primera vacuna contra Covid-19 que ha pasado los ensayos clínicos interinos, Uğur Şahin, dice que está seguro de que su producto puede “golpear al virus en la cabeza” y poner fin a la pandemia que ha secuestrado al mundo en 2020.

La compañía alemana BioNtech y la farmacéutica gigante de EU Pfizer anunciaron en un comunicado de prensa el lunes 9 de noviembre que la vacuna que desarrollaron juntas había superado las expectativas en los ensayos de la crucial Fase 3, probando ser 90% efectiva en evitar que la gente se enferme. 

Sin embargo, la falta de información de los ensayos en curso ha dejado sin contestar la pregunta de si la vacuna también es efectiva para aquellos con infecciones asintomáticas. 

En su primera entrevista con un periódico británico, el director ejecutivo de BioNTech dijo a The Guardian que estaba optimista. “Si la pregunta es si podemos detener la pandemia con esta vacuna, mi respuesta es: sí, porque creo que incluso la protección solo contra infecciones sintomáticas tendrá un efecto dramático”, dijo Şahin en una llamada por Zoom desde su casa en Mainz. 

Lee aquí las mejores historias, reportajes 
y opinión de The Guardian en español

Hasta que se revelaron los resultados del ensayo el lunes pasado, el científico dijo que no estaba seguro de que la vacuna generaría una respuesta del sistema inmune humano con la fuerza suficiente. “Era posible que el virus no fuera atacado por la vacuna, que encontrara su camino hacia las células y continuara enfermando a la gente. Ahora sabemos que las vacunas pueden vencer a este virus”. 

Mientras que los ensayos actuales de la vacuna de BioNTech/Pfizer no prueban formalmente que previene la transmisión del virus, en lugar de evitar que la gente infectada se enferme, el científico de 55 años dijo que la alta eficacia en los resultados lo han hecho asumir que sí puede. 

“Si la pregunta es si podemos detener la pandemia con esta vacuna, mi respuesta es: sí, porque creo que incluso la protección solo contra infecciones sintomáticas tendrá un efecto dramático”

-Uğur Şahin, CEO de BioNTech

BioNTech, una compañía fundada por la pareja de científicos Şahin y Özlem Türeci, así como el oncólogo austriaco Christoph Huber, desarrolló su vacuna con mRNA. 

La esperanza se basa en los datos

Mientras que las vacunas convencionales toman información genética de un virus y la cultivan en una célula humana, el método mRNA solo necesita el código genético del virus, acortando el proceso por casi tres meses. 

La experiencia de Pfizer con vacunas masivas y la rápida acción de autoridades regulatorias ayudaron a acelerar el proceso a 10 meses en lugar de años, dijo Şahin. “Casi no hubo tiempo de espera. Imagina que quieres ir de un extremo de Londres al otro y hay tráfico por todos lados. Necesitarías medio día. Para nuestro proyecto, las calles estaban vacías”. 

La candidata más efectiva en emerger de los ensayos, dijo Şahin, atacó al coronavirus “en más de una forma”. 

“La vacuna impide que el Covid-19 tenga acceso a nuestras células. Pero incluso si el virus encuentra una manera de llegar, las células T lo golpean en la cabeza y lo eliminan. Hemos entrenado muy bien al sistema inmune para perfeccionar estos dos movimientos defensivos. Ahora sabemos que el virus no puede defenderse contra estos mecanismos”. 

¿La vacuna contra el Covid es nuestro camino de regreso a la normalidad?-explicación en video

Algunas preguntas cruciales de acuerdo a la eficacia de la vacuna se responderán en las próximas semanas y meses, dijo Şahin. Para estar seguros si también puede detener infecciones asintomáticas tendría que pasar hasta un año.

También lee: Ritmos estacionales del sistema inmune pueden explicar tasa de infección de Covid-19: estudio

Más información de si la vacuna ofrece diferentes niveles de protección para diferentes grupos de edad, dijo, se espera en alrededor de tres semanas. Los ensayos interinos tampoco han establecido por completo si la vacuna trabaja de manera diferente en personas de diferentes grupos étnicos. 

Şahin dice que él espera que aquellos que recibieron la vacuna, administrada vía dos inyecciones en el brazo con tres semanas de diferencia, sean inmunes al coronavirus al menos por un año.  

“Hasta ahora solo tenemos pistas indirectas (de la duración de la inmunidad). Los estudios de pacientes con Covid-19 han mostrado que aquellos con una respuesta inmunológica fuerte tienen todavía esa respuesta después de seis meses. Me imagino que podríamos estar a salvo al menos por un año”. Dice que no descarta que la vacuna de Covid-19 se tenga que reaplicar cada año. 

El momento del anuncio del lunes de BioNTech y Pfizer ha generado críticas, con el presidente de EU, Donald Trump, acusando a las compañías de retener las buenas noticias hasta después de las elecciones estadounidenses “porque no tuvieron el valor de hacerlo antes”. 

Şahin dijo que le notificaron del resultado de los ensayos interinos el domingo a las 8pm en una llamada con el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, a quien le había informado solo tres minutos el consejo independiente de monitoreo. 

“Ese fue el segundo de la verdad, cuando un gran peso se nos quitó de encima”, dijo Şahin. 

“La investigación farmacéutica nunca debería ser politizada. Es una cuestión de integridad. Retener la información no habría sido ético. Lo que es importante para nosotros es que estamos desarrollando una vacuna y no jugamos en la política”. 

Las acciones de BioNTech se dispararon con el anuncio del lunes, con su nuevo valor en la bolsa de casi 22 mil millones de dólares. Pero Şahin dijo que esas cifras solo eran “números en un pedazo de papel” por ahora. 

“Ya vendrá un momento en el que podremos pensar en lo que haremos con nuestro dinero”, dijo Şahin. “Casi siempre la gente que ha creado algo nuevo está interesada en crear algo nuevo otra vez. Tenemos que encontrar qué es eso, si es una base o un proyecto específico”. 

Al preguntarle si tenía alguna pasión secreta o hobbies a los que se dedicaría una vez que la vacuna llegue al mercado, Şahin dijo: “Somos científicos rudos. Amamos nuestro trabajo, y amamos hablar de él. El trabajo nunca es estrés para nosotros, ni algo de lo que tengamos que tomar un descanso. Dice que “no hay manera” de que replace su bicicleta que ha usado para su camino diario de los últimos 15 años. 

Después de la bomba de la llamada del domingo, Şahin y Türeci, la oficial médico en jefe de BioNTech, “celebraron un poco”. 

“Mi esposa y yo nos sentamos, conversamos e hicimos té. El alivio fue una sensación muy buena”. 

La pareja de científicos, que se conocieron en la universidad y han estado casados desde 2002, son hijos de inmigrantes turcos que llegaron a Alemania a finales de los 60. Pero la científica se erizó con la sugerencia de que ella o su marido podrían convertirse en modelos a seguir para una generación de alemanes con antecedentes inmigrantes. 

“No estoy segura de querer eso. Creo que necesitamos una visión global que le dé a todos una oportunidad igual. La inteligencia se distribuye igual en todas las etnicidades, eso es lo que los estudios muestran. Como sociedad tenemos que preguntarnos cómo podemos darle una oportunidad a todos de contribuir a la sociedad. Yo soy un ejemplo accidental de alguien con un pasado de migración. Bien pude haber sido alemana o española”. 

Este texto se publicó en The Guardian y lo tradujo Graciela González. Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Publicidad