La Ópera de París anuncia su primer plan de inclusión en 300 años
Bailarinas ensayan la obra 'Giselle" en la Paris Opera (Foto de Lionel BONAVENTURE / AFP)

París, Francia | AFP | La Ópera de París anunció el lunes una política más inclusiva para promover una mayor presencia de artistas no blancos, que incluirá el nombramiento de un “referente de diversidad”, como hizo recientemente la Ópera Metropolitana de Nueva York.

Esta decisión sin precedentes fue anunciada por la institución tricentenaria durante la presentación de un informe que preconiza desde modificar el concurso de entrada en la prestigiosa Escuela de Danza hasta “contextualizar” el repertorio.

Habrá bailarines cuya “misión será identificar talentos en todos los territorios franceses”, afirmó Alexander Neef, director general de la Ópera. El informe, a cargo de un historiador, Pap Ndiaye, y de la secretaria general del Defensor de los Derechos de Francia, Constance Rivière, fue encargado hace cinco meses por la Ópera.

Recomienda que la Escuela de Danza, que hoy en día contrata “únicamente” a candidatos que “se presentan espontáneamente”, se “proyecte hacia el exterior” con por ejemplo pruebas descentralizadas. “El objetivo no es que la Escuela capte a alumnos menos buenos para satisfacer sus objetivos de diversidad sino ir a buscar a los que son muy buenos, estén donde estén“, según el informe.

Ndiaye recordó el ejemplo de Misty Copeland, primera mujer afroamericana en ser nombrada bailarina principal en el Teatro de Ballet Estadounidense. 

El historiador abogó por aparcar definitivamente la “antigua idea tenaz” de que las morfologías y anatomías negras “no se adaptan a la danza clásica“, debido a que “se considera que tienen tendencia a tener los pies planos” y “una musculatura más visible”.

Explicó que hay alumnos de la Escuela de Danza a quienes se les había preguntado: “¿Cómo vas a bailar ‘El lago de los cisnes’ si no eres blanco?”. 

Neef, en el cargo desde septiembre, se comprometió por su parte a “contar a partir de la temporada 2021-2022 con una mayor diversidad de artistas”.

El director señaló además que la Ópera designará a “un encargado de misión +diversidad e inclusión+” que será “un interlocutor referente para los empleados”, y detalló otras medidas como la creación de un dispositivo para denunciar los casos de racismo y discriminación.

Añadió que se identificarán los estereotipos del repertorio lírico y de ballet y que se llevará a cabo un trabajo de “contextualización” de cara al público. “Esto no quiere decir que deseemos reescribir los libretos”, ni “censurar” las obras.

Neef recordó además otras acciones que ya fueron tomadas por la Ópera de París, como el fin de la práctica del “blackface” así como del blanqueo de la piel de artistas mestizos y negros en algunos ballets.