EduReciclaje: libros usados que crean bibliotecas escolares en San Luis Potosí
A través de la organización EduReciclaje, Guadalupe Esquivel crea bibliotecas en puntos de San Luis Potosí. Foto: Facebook / EduReciclaje AC

En el estante había libros de sobra. Algunos ya habían sido leídos, otros se quedaron a la mitad y, la mayoría, seguían en sus envolturas. Un libro cerrado está muerto, se dice entre lectores, idea que compartió la gente de la ciudad de San Luis Potosí, quienes a través de la organización EduReciclaje dan otra oportunidad a los conocimientos encerrados entre páginas para crear o ampliar bibliotecas escolares.

Hace aproximadamente un año y medio a la maestra Guadalupe Esquivel se le ocurrió la idea de este proyecto. No fue mera imaginación, pues luego de vivir en el extranjero se interesó por la forma en que separan la basura en EU.

Por un lado, reciclar productos para obtener recursos; por otro, reusar los títulos que se empolvan en casas para que lleguen a nuevas manos. Fue así que a través de donaciones de potosinos, estima que ha podido ayudar a más de 600 niños y sus círculos cercanos, pues según la docente, la educación es la base de toda sociedad.

Crean bibliotecas con reciclaje
Foto: Facebook / EduReciclaje AC

Para la maestra Esquivel, que ha dedicado su vida a la enseñanza al igual que su mamá, el ver en el extranjero la forma en que la lectura está tan inculcada en la sociedad le despertó la inquietud de reutilizar algunos volúmenes y sobre todo ampliar el acervo de los centros educativos.

No tenía ninguna expectativa, solo quería formar bibliotecas en escuelas. EduReciclaje ha tenido bastante buena aceptación porque la gente se casó con la idea, les gusta el propósito de ayudar a otros de alguna manera en su educación; en la parte del reciclaje también están interesados”, afirmó la maestra en entrevista para La-Lista.

Te recomendamos: El Vaticano recluta bots para proteger su biblioteca de los hackers

Desde kínder hasta un Colegio de Bachilleres del Estado de San Luis Potosí han sido impactados con esta iniciativa que busca que el alumnado no carezca de materiales para continuar con su formación.

A la fecha suman al menos ocho bibliotecas y siguen en aumento, al igual que las donaciones de libros, pues la gente acude a la organización para dar aquellos tomos que tienen en casa y dicen: “Ay, sí, yo quiero donar estos libros para que llegue a la biblioteca de una escuela”, según Esquivel, quien no ha comprado ningún ejemplar para que llegue a las manos de los estudiantes.

La profesora potosina coincide con los premios Nobel de Economía 2019, quienes evaluaron a la educación como uno de los factores esenciales para salir de la pobreza: “es un arma muy potente para desarrollar un país”.

‘Como mexicana sólo quiero ayudar a mi país’

Historia esencial de México, Tecnologías alternativas, una biografía del pintor francés Paul Gauguin y la Breve historia de la Química de Isaac Asimov son algunos volúmenes que recibió EduReciclaje. No por haber llegado juntos su destino será el mismo, ya que es necesario dividirlos tomando en cuenta las necesidades y niveles educativos.

Las escuelas por lo general son las que se ponen en contacto con Guadalupe Esquivel y le externan lo que les hace falta, incluyendo otras cosas lejanas a los libros, como ha sido la basura electrónica.

Crean bibliotecas con reciclaje
Foto: Facebook / EduReciclaje AC

La profesora recordó que pudieron ayudar a dos centros educativos con este tipo de productos. Uno de ellos se quedó sin nada debido a una fuerte lluvia en una comunidad alejada a la cabecera municipal. Al darse cuenta de esta situación, les hicieron llegar una pantalla y un DVD, los cuales usaron para que los alumnos pudieran aprender inglés con un curso de Disney.

Y aunque reconoce que ella personalmente no gana nada con este proyecto, el beneficio es la satisfacción que le deja ayudar a las personas, al medio ambiente y al país.

“A final de cuentas, lo que hagas tú por otros puede que no se te regrese a ti, pero sí al país, eso es lo importante. No hay que esperar que el gobierno haga algo. Sí hay que exigirles, pero hay que poner también de nuestra parte”, destacó.

Te sugerimos: Guardando el Apocalipsis en la nueva biblioteca del Palacio de Lambeth

Para la maestra aún queda camino por recorrer, pues su meta principal es crear bibliotecas en comunidades, aunque para ello necesita de otro tipo de recursos, aunque busca que esta iniciativa sea autosustentable.

“A mí me gustaría llenar una camioneta y llegar a las comunidades y repartir libros, pero no hay esta parte del recurso. Estoy segura de que va a pasar y que será este año. Mi objetivo es más llegar a las comunidades y los lugares donde acepten tener libros”.