Con concierto de más de una hora, inicia el Festival de Música de Morelia
Imagen del concierto inaugural del Festival de Música de Morelia a cargo de la OSEM. Foto: Especial

Los aplausos de pie y los gritos de otra canción se hicieron presentes en el Teatro Morelos, donde se dio el concierto inaugural  del Festival de Música de Morelia, llegando así a sus 33 años ininterrumpidos.

El concierto a cargo de la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM), bajo la batuta de Rodrigo Macías, ofreció varias piezas de la mano de poco más de 50 músicos, por lo que se trata de la vez que se reúnen más músicos desde de la pandemia.

Tras contar con un 20 por ciento de aforo en marzo de 2020, la inauguración del Festival de Música de Morelia contó con una fuerte presencia de personas, entre ellas el presidente municipal de Morelia y el gobernador de Michoacán.

Siguiendo el lineamiento de que los conciertos no contaran con un intermedio para evitar que estuviera mucha gente reunida en un espacio cerrado, es que se llevó a cabo el recital en el que los músicos, a excepción de los que usan instrumentos de aire, portaron cubrebocas.

El concierto ofrecido significó un doble festejo, luego que la OSEM está de manteles largos celebrando su 50 aniversario, continuando su historia que comenzó en el Palacio de Bellas Artes.

En esta ocasión fue el Angelus de Miguel Bernal Jiménez la pieza que hizo brillar la noche que dio inicio al festival musical con más trayectoria de México.

Macías comentó  en conferencia de prensa que la invitación la recibieron desde hace un año, pero al igual que en situaciones especiales como el Palacio de Bellas Artes y el Festival Internacional Cervantino era incierta su participación por la emergencia sanitaria.

No te pierdas: Música, maestra

“Volvemos poco a poco a la normalidad, no será igual que antes pero será muy parecido”, aseguró el director de orquesta, quien reconoció que la OSEM está viviendo una época de renovación en el marco de su 50 aniversario.

Esto es debido a que interpretan obras de Beethoven, Schubert o Mozart, pero también otras composiciones más arriesgadas e incluso populares, como lo son las bandas sonoras de videojuegos y de películas.

“No podemos combatir la marginación y pobreza, pero sí la del espíritu”, añadió Rodrigo Macías sobre el papel y trabajo de la Orquesta Sinfónica del Estado de México, que tendrá a su cargo el concierto de clausura que se realizará el próximo fin de semana.