El INAH descubre obra hidráulica y entierro del siglo XVI en Xochimilco
Imagen del sistema hidráulico del siglo XVI descubierto en Xochimilco. Foto: INAH

Arqueólogos del INAH descubrieron un complejo sistema hidráulico del siglo XVI. El organismo informó que esta construcción estuvo más de 400 años oculta debajo de la Catedral de San Bernardino de Siena, en Xochimilco.

La arqueóloga Rocío Berenice Jiménez González, del Dirección de Salvamento Arqueológico (DSA), aseguró que las labores en el lugar iniciaron en 2020 y se desarrollaron hasta agosto de 2021, lo que les permitió ahondar en las investigaciones.

Dijo a través de un comunicado que los resultados revelan los reacomodos sociales y territoriales experimentados por los antiguos habitantes de la zona hacia la segunda mitad del siglo XVI.

El INAH descubre obra hidráulica y entierro del siglo XVI en Xochimilco - sistema_hidraulico_xochimilco_1
El sistema hidráulico se descubrió debajo de la Catedral de San Bernardino de Siena, en Xochimilco. Foto: INAH

La experta del INAH comentó que esta construcción de Xochimilco fue ejecutada por manos indígenas, manteniendo el sistema constructivo sin arcos, de herencia prehispánica, similar al del complejo de irrigación de la Zona Arqueológica Cerro Tetzcotzinco, conocida también como Baños de Nezahualcóyotl, en Texcoco.

El descubrimiento se hizo a unos 1.5 metros de profundidad y en tramos casi a nivel de piso. Consta de canales de diversos tamaños y una caja de agua.

Las labores en la Catedral de San Bernardino de Siena se iniciaron debido a que fue uno de los bienes inmuebles que resultados afectados por el sismo del 19 de septiembre de 2017.

Otro descubrimiento en esa zona de Xochimilco fue el de un entierro del siglo XVI. Las investigaciones revelaron que los restos corresponden a un individuo entre los 18 y 25 años.

El INAH descubre obra hidráulica y entierro del siglo XVI en Xochimilco - restos_humanos_xochimilco
Los restos humanos corresponden a un sujeto entre los 18 y 25 años. Foto: INAH.

Jiménez González dijo que los estudios revelaron un sistema que combina la usanza española e indígena y que mostraba el cambio en el sistema de creencias.

El cuerpo fue depositado en una fosa en posición cristiana, amortajado y de manera extendida. Sin embargo, al ser colocado por debajo de uno de los acueductos, demuestra que persistían ciertas costumbres funerarias de tradición mesoamericana.

Los vestigios fueron nuevamente enterrados para su conservación. El INAH informó que prevé hacer un análisis con georradar para saber la distribución exacta de la obra hidráulica. Con ese estudio podrán calcular la cantidad de agua que se necesitaba transportar.