Madres en el cine: una selección
La cinta soviética Madre, de 1926, es considerada una de las más importantes en el tema. Foto: Cortesía Mosfilm

Sin duda, la imagen materna es fundamental en todas las culturas y expresiones artísticas, y el cine no es la excepción.

La imagen y rol de las mamás en el Séptimo Arte ha cambiado drásticamente con el paso del tiempo. 

Desde el papel de la madre abnegada inmortalizado por Marga López en el cine nacional, hasta mamás disruptivas como la del “Ojitos” en Los Olvidados, la complejidad de esta imagen se proyecta en la pantalla de plata.

Aquí tienes una selección de cintas con mamás fuera de lo tradicional.

Mi Madre

Margherita es una cineasta que debe terminar una película mientras enfrenta una crisis existencial, la cual se ve agravada por la frágil salud de su madre. Además, debe controlar los desplantes de la estrella de su próximo proyecto.

La cinta está inspirada en un pasaje de la vida del cineasta Nanni Moretti, quien perdió a su madre mientras terminaba un rodaje. El público presente en la proyección del filme durante el Festival de Cannes le dedicó una ovación de pie de casi 8 minutos, una de las más largas de la historia.

Mamá Roma

Tras trabajar durante muchos años como prostituta, Mamá Roma adquiere un departamento y un puesto de fruta en la capital, a donde lleva a su hijo, un adolescente que no desea estudiar y tiene amistades peligrosas. Las cosas se complican cuando Carmine, su antiguo proxeneta, desea que regrese a su anterior labor.

Al igual que en el estreno de otras cintas de Pier Paolo Pasolini, grupos fascistas protestaron y atacaron a los asistentes a la premiere de la película. Algunos expertos consideran que esta cinta retrata con fidelidad los bajos fondos de Roma durante la época, en línea con los postulados del neorrealismo italiano.

La Madre

Pavel Vlasov es uno de los líderes en un levantamiento que busca mejorar las condiciones de vida de los campesinos en la época zarista. Cuando es encarcelado por las fuerzas del régimen, su madre toma el liderazgo en el movimiento agrario.

Se le considera una de las obras cumbre del cine soviético. La actuación de Vera Baranovskaya fue empleada como ejemplo en las famosas escuelas de actuación de la URSS.

Dos Mujeres

Cesira y su hija huyen de Roma durante la Segunda Guerra Mundial hacia su pueblo. Durante la travesía, ambas son violadas por un grupo de soldados, por lo que su vida cambia radicalmente aún cuando encuentran la seguridad en su lugar de origen.

Sophia Loren, protagonista de la cinta dirigida por Vittorio de Sica, fue la primera actriz que ganó un Óscar a Mejor actriz participando en una película no estadounidense. Un remake de esta cinta fue planeado por el director George Cukor, con las actuaciones de Anna Magnani como la madre y Sophia Loren como la hija, pero este proyecto nunca se concretó.

La Balada de Narayama

En una alejada aldea japonesa, todos los mayores de 70 años son llevados al Monte Narayama para que mueran. La abuela Orin está cerca de cumplir esa edad, y su nieto la lleva a la cima del monte por su propia ambición. La nobleza de la mujer conmoverá otros corazones.

Dirigida por Keisuke Kinoshita, fue la cinta que la Academia Japonesa de cine envió al Óscar en 1959. Numerosos críticos de cine, entre los que destaca el legendario Roger Ebert, consideraban esta cinta un verdadero clásico mundial.

Amama

Amaia es una joven fotógrafa que vive con su familia en un caserío del País Vasco. Cuando ella decide irse a la ciudad para seguir con su carrera, el ejemplo silencioso de su mamá y su abuela la hace reconsiderar el peso de la tradición.

Amparo Badiola, la abuela de la película, no era una actriz profesional: el cineasta Asier Altuna la eligió mientras tomaba café en su pueblo. Amama es una palabra en vasco que significa abuela, un símbolo de autoridad en la sociedad vasca.