Paul Auster: Invasión a Ucrania desató devastación a gran escala en Europa
El escritor Paul Auster recibiendo el doctorado "Honoris Causa" de la Universidad Autónoma de Madrid. Foto: EFE/ Rodrigo Jiménez

Paul Auster reflexionó sobre la veracidad de los hechos y las leyendas en su discurso al recibir el doctorado “honoris causa” de la Universidad Autónoma de Madrid, en el que recordó sus orígenes ucranianos, un país lleno hoy de “horrores y devastación”.

El escritor recordó el viaje que hizo a Ucrania en septiembre de 2017 cuando aprovechó para visitar la zona de la que era originario su abuelo, que nació en una ciudad situada junto a Leópolis y emigró a Estados Unidos hacia el año 1900.

El autor de la Trilogía de Nueva York escribió tras ese viaje un pequeño ensayo titulado Los lobos de Stanislav con reflexiones que podían ser una “premonición de lo que estaba por venir” y que leyó ahora, cuando la invasión rusa de Ucrania desató “horrores y devastación a una escala que no se había visto en Europa desde la Segunda Guerra Mundial“.

Paul Auster viajó entonces a una zona en la que en 1941 los nazis arrestaron a 10 mil judíos y los fusilaron en el cementerio judío y encerraron a los supervivientes en un gueto para enviarlos al campo de exterminio.

En julio de 1944, según le contó un poeta, cuando el ejército soviético irrumpió en la ciudad, la población humana se dispersó a los cuatro vientos, y en su lugar la ciudad “estaba ahora habitada por lobos, cientos de lobos, quizá miles de lobos”.

El premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2006 no pudo encontrar pruebas sobre los lobos, pero sí un cortometraje sobre la toma de la ciudad por parte de las tropas soviéticas el 27 de julio de 1944, “lo que resultó una grabación de propaganda mal montada e inacabada que pretendía ensalzar la grandeza y el valor de la Unión Soviética”.

“¿Qué debemos creer cuando no se puede estar seguro de si un supuesto hecho es cierto o no?. A falta de información que pueda confirmar o desmentir la historia que me contó el poeta, prefiero creerle. Con independencia de que estuvieran allí o no, elijo creer en los lobos”, dijo.

Además de Paul Auster, la Universidad Autónoma de Madrid nombró doctor “honoris causa” al historiador estadounidense Richard L. Kagan, en el mismo acto académico.

EFE