El escritor Salman Rushdie sigue ‘en estado crítico’, pero sin respirador
Salman Rushdie sigue en estado crítico, pero ya no requiere el uso de respirador artificial. Foto: EFE/ Hayoung Jeon

El escritor Salman Rushdie sigue “en estado crítico” aunque desde el sábado no necesita respirador, según informó su hijo Zafar Rushdie.

Zafar expresó, a través de una cuenta de Twitter, que es un “alivio” para la familia porque ayer el autor de Los versos satánicos, apuñalado el viernes en una conferencia pública, “pudo decir unas palabras” luego que le retiraron el respirador al que estuvo conectado.

“Mi padre permanece en estado crítico en el hospital, recibiendo tratamiento médico extensivo. Estamos inmensamente aliviados de que ayer le fuera retirado el respirador y el oxígeno adicional y pudiera decir algunas palabras”, dijo el hijo del novelista en lo que llamó “un comunicado de la familia”.

Precisó que “su sentido del humor jovial y desafiante sigue intacto, pese a la gravedad de sus heridas”, y tras dar las gracias a todos los que ayudaron al escritor en los primeros momentos críticos tras el ataque, pidió respeto a la privacidad de la familia mientras sus miembros “se reúnen al pie de su lecho en su ayuda y sostén”.

Andrew Wylie, agente literario de Salman Rushdie, confirmó los mismos detalles en una entrevista con CNN: “Está desconectado del respirador, por lo que el camino de la recuperación comenzó. (Sin embargo) esto será largo, las lesiones son graves”, añadió respecto al estado crítico en que está el autor.

El escritor Salman Rushdie sigue 'en estado crítico', pero sin respirador - salman_rushdie_estado_critico_respirador
Salman Rushdie sigue en estado crítico, pero ya no requiere el uso de respirador artificial. Foto: EFE/ Hayoung Jeon

El mismo representante precisó el viernes a The New York Times que el autor perdería probablemente uno de sus ojos, que su hígado había quedado gravemente dañado por las puñaladas y que el agresor había “cortado los nervios de un brazo”.

Hadi Matar, el agresor de 24 años nacido en Estados Unidos e hijo de libaneses emigrados a este país, sigue detenido y se enfrenta a cargos por intento de asesinato en segundo grado y agresión armada.

Con información de EFE