Síguenos

 

Deportes

World Athletics, bajo fuego por abusivas ‘pruebas de sexo’ a atletas de países del sur

Human Rights Watch dice que las normas de pruebas son degradantes y apuntan a las mujeres basándose en estereotipos raciales.

La atleta sudáfricana Caster Semenya en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Foto: Tab59/Wikimedia Commons

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Kaamil Ahmed/The Guardian

World Athletics, el organismo rector del atletismo a nivel global, apunta a mujeres de países del sur global sus “pruebas de sexo abusivas” basadas en definiciones arbitrarias de feminidad y estereotipos raciales, de acuerdo con Human Rights Watch (HRW).

Un informe del grupo de derechos humanos https://www.hrw.org/report/2020/12/04/theyre-chasing-us-away-sport/human-rights-violations-sex-testing-elite-women, publicado el viernes, afirma que hay corredoras que han sido expulsadas de sus competencias que, para muchas, representan su sustento. Las atletas luchan con el trauma emocional y se sienten discriminadas y humilladas por las pruebas, dijo HRW.

“Estas regulaciones degradan a las mujeres, las hacen sentir inadecuadas y las obligan a realizar intervenciones médicas para participar en competencias deportivas. El deporte moderno debe adaptarse para apoyar la inclusión y la no discriminación en lugar de perpetuar la exclusión y la discriminación”, dijo Payoshni Mitra, activista de los derechos de los atletas.

“World Athletics se ha enfocado en mujeres del sur global durante décadas, tratando a aquellas con niveles altos de testosterona como menos que humanas”, dijo Mitra.

La sudafricana Caster Semenya y la india Dutee Chand fueron excluidas de las competencias debido a sus niveles de testosterona. El informe sostiene que no hay suficiente evidencia científica de que los niveles más altos de testosterona afecten el rendimiento.

World Athletics rechazó el informe y acusó a los autores de ser “defensores de un lado del argumento” y de no pedir comentarios a World Athletics.

“Seguimos comprometidos con la equidad para las mujeres en el deporte y rechazamos la acusación de que los límites biológicos se basan en estereotipos de raza o género”, dijo la organización en un correo electrónico.

El comunicado dijo que sus medidas eran una forma “objetiva y científica” de garantizar una competencia leal.

Las atletas entrevistadas para el informe describieron cómo fueron seleccionadas para las pruebas, no se les informó del motivo y, a menudo, no se les dieron sus resultados.

El informe reveló que el sistema, que regula a los atletas que corren distancias de entre 400 metros y una milla (1.6 kilómetros), fomenta la discriminación y obliga a las mujeres a someterse a intervenciones médicas.

Los hombres no se enfrentan a pruebas comparables.

La corredora de Uganda Annet Negesa fue sometida a pruebas en 2011, pero no se le dijo que tenía prohibido participar hasta julio de 2012, cuando estaba en las etapas finales de su entrenamiento para los Juegos Olímpicos de Londres.

Negesa le dijo a HRW que un oficial de World Athletics, entonces conocida como la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo, le informó que tendría que someterse a una cirugía para seguir corriendo. La cirugía le causó dolor durante años, dijo. World Athletics ha negado rotundamente las acusaciones.

HRW dijo que las mujeres son examinadas y a las que se considerada “sospechosas” se les elige para las pruebas.

“Identificar a los atletas a través de la observación y la sospecha equivale a vigilar los cuerpos de las mujeres con base en definiciones arbitrarias de feminidad y estereotipos raciales”, dijo Agnes Odhiambo, investigadora de derechos de la mujer en HRW.

El informe dice que la corredora india Chand fue sometida a pruebas después de que otros juzgaran su “zancada y musculatura” como masculinos.

El grupo de derechos exige a World Athletics que detenga las pruebas de sexo y que el Comité Olímpico Internacional reconozca los prejuicios raciales y de género en el sistema de pruebas y ponga fin a las regulaciones que obligan a la intervención médica.

En 2019, la Asociación Médica Mundial dijo a sus miembros que no participaran en procedimientos para alterar los niveles de testosterona en atletas femeninas, cuestionando la “validez ética” y la ciencia que sustenta las regulaciones de World Athletics.

Respondiendo a una pregunta sobre la apelación de Semenya contra un fallo que restringe los niveles de testosterona en corredoras a la corte europea de derechos humanos, el presidente de World Athletics, Lord Sebastian Coe, dijo el miércoles: “Creemos, y esto ha sido confirmado por una corte de arbitraje después en el tribunal de la federación suiza, que nuestras regulaciones son legales y legítimas y representan un medio apropiado, razonable y necesario para garantizar (…) los derechos de todas las atletas femeninas para participar en términos justos e iguales”.

Este texto se publicó en The Guardian y lo tradujo Graciela González. Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Mundo

El acuerdo entre organizadores de los Juegos Olímpicos y las farmacéuticas es que "las delegaciones participantes reciban su segunda dosis antes de su llegada"...

Entrevista

La campeona olímpica sudafricana habla sobre su apelación ante la ECHR, sus ambiciones en los 5000 metros y su lucha por las atletas como...

Publicidad