El llamado a la Fiscalía de Tamaulipas para frenar su acusación contra Juana Alonzo, migrante encarcelada
Defensoras de derechos humanos y familiares de Juana Alonzo Santizo exigieron la liberación de la migrante. Foto: Alexis Ortiz / La-Lista.

Defensoras de derechos humanos y familiares de Juana Alonzo Santizo, migrante guatemalteca encarcelada hace siete años, pidieron a la Fiscalía de Tamaulipas frenar sus acusaciones en contra de la joven, ya que en todo este tiempo no ha obtenido pruebas para demostrar su culpabilidad y organismos independientes sí han acreditado diversas irregularidades en el proceso penal.

Juana Alonzo lleva siete años en prisión preventiva en la cárcel de Reynosa, Tamaulipas. Policías locales la detuvieron en agosto del 2014 en una casa donde esperaba su turno para cruzar la frontera a los Estados Unidos. Las autoridades llevaron a la migrante al Ministerio Público, donde habría sido golpeada y obligada a firmar una carta en la que se autoinculpó por el delito de secuestro.

El Grupo de Detención Arbitraria de la Organización de las Naciones Unidas y la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Tamaulipas acreditaron las vulneraciones que Juana Alonzo ha sufrido en su proceso legal, en el que además no pudo tener acceso a un traductor que le explicara los motivos de su detención en su lengua natal, el Chuj. Por todas estas irregularidades, las asociaciones civiles que acompañan el caso pidieron a la Fiscalía de Tamaulipas que desista de sus acusaciones.

“En tanto que nos estamos acercando al periodo de cierre de instrucción, el periodo en el que la fiscalía tendría que empezar a valorar las pruebas, finalmente después de siete años ya hay investigaciones que dan cuenta de todo esta injusticia”, indicó Margarita Núñez, coordinadora del Programa de Asuntos Migratorios de la Universidad Iberoamericana. “Eso es lo que consideramos que la Fiscalía debería revalorar, tanto los dictámenes como la opinión de las Naciones Unidas y de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Tamaulipas”.

Las expertas consideraron que el caso de Juana Alonzo puede tener un giro de 180 grados, ya que a finales del año pasado el Instituto de la Defensoría Pública Federal asumió la representación legal de la migrante. Sobre estos temas los familiares de la joven señalaron que en años anteriores tuvieron cinco abogados públicos y privados, pero siempre abandonaban el proceso.

“El año pasado el Instituto lo que inicia es una serie de peritajes que se ofrecen como pruebas para contextualizar el caso y para dar cuenta de la situación en la que estaba Juanita, de las condiciones de vida de las que provenía y dar cuenta precisamente del proceso migratorio y las condiciones de vulnerabilidad en las que estaba al momento de su detención”, añadió Núñez.

Sofía de Robina, litigante del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), también se sumó a la exigencia de justicia de Juana Alonzo. La experta destacó que la detención arbitraria y las irregularidades que la guatemalteca ha sufrido en su proceso penal no es un caso aislado, sino que es una constante a la que se enfrentan las mujeres migrantes.

“La exigencia es muy clara, es decirle a la Fiscalía que no existen pruebas contra Juana Alonzo, que no existe motivo alguno para continuar esta acusación y por eso tendría que desistirse de la misma”, aseveró de Robina. “Incluso antes de llegar a dictarse sentencia la propia Fiscalía podría presentar conclusiones no acusatorias y terminar así con lo que nunca tuvo que haber pasado”.

La familia de Juana Alonzo Santizo exige justicia

Pedro Alonzo y Ana Gómez, tío y tía de Juana Alonzo, están de visita en México por primera vez para exponer ante las autoridades y los medios de comunicación las irregularidades que ha habido en el proceso penal de su sobrina.

En conferencia de prensa en las instalaciones del Centro Prodh, los familiares de Juana Alonzo señalaron que la guatemalteca salió de su país para encontrar mejores oportunidades laborales en Estados Unidos, pero al llegar a Reynosa su sueño se truncó.

“Juanita no es un delincuente, Juanita no es como la están tratando ahora. La están acusando de secuestradora, pero ni siquiera ella sabe qué significa dicha palabra”, expresó el señor Alonzo. “Juanita es una ama de casa, Juanita no es lo que ellos piensan que es, no merece estar Juanita donde está ahora”.

El llamado a la Fiscalía de Tamaulipas para frenar su acusación contra Juana Alonzo, migrante encarcelada - Fiscalia-de-Tamaulipas-y-Juana-Alonzo-Santizo
Pedro y Ana, familiares de Juana Alonzo Santizo, visitaron México para exigir justicia. Foto: Alexis Ortiz / La-Lista.

Para llegar a México, la familia de Juana Alonzo tuvo que viajar con el Movimiento Migrante Mesoamericano, una organización de madres de personas desaparecidas. Su tío y su tía nunca habían estado en México porque no tienen una visa humanitaria para entrar al país y darle seguimiento al caso.

“Estar en México no es fácil, tuvimos riesgos, tuvimos luchas, primero económicamente y segundo no tenemos papeles para cruzar todo México”, relató Pedro. “Y tal vez es la primera y última vez que podemos estar aquí”.

Se tiene previsto que el día de hoy los familiares de Juana Alonzo y las organizaciones que los acompañan tengan una reunión con funcionarios de la Fiscalía de Tamaulipas. Posteriormente, el viernes 13 de mayo, el tío y la tía de la guatemalteca acudirán a la cárcel de Reynosa en la que está encerrada la migrante.

“Es muy importante que la familia esté enterada y que pueda dar sus propias recomendaciones, hacer sus propios cuestionamientos a la Fiscalía porque siempre se ha hecho con intermediarios”, destacó Ana Gómez, integrante de la organización Promotores de la Liberación Migrante que acompaña el caso.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales