El crecimiento de México dependerá de la certidumbre política
Planta de producción de cervezas de Grupo Modelo en México

“El crecimiento del PIB de México ya era muy débil desde antes de la pandemia, con caídas en 6 de los últimos 8 trimestres La contracción se mantuvo durante prácticamente todo 2020 y se recuperó en el penúltimo trimestre del año pasado. En 2021 la economía crecerá sólo 3%”, reza el último reporte de Bank of America. 

Su última estimación de la contracción de la economía mexicana es de -8.5% en 2020, esto es más del doble de la caída que tuvo Estados Unidos. 

A pesar del enorme plan de rescate que lleva adelante justamente Estados Unidos, y que podría ayudar a una recuperación más rápida de la economía de México, su principal socio comercial, ese motor no alcanzará a elevar los ratios de crecimiento. 

Y también lo será en 2021 gracias al segundo estímulo fiscal aprobado antes de la salida de Donald Trump (900 mil mdd) y los posteriores estímulos que seguramente implementará la nueva administración (se calcula otros 1000 mdd en el primer trimestre de este año). Estas medidas aumentarán el envío de remesas y la necesidad de importar más productos mexicanos. 

En el caso de nuestro país, “las políticas económicas demasiado conservadoras que ha impuesto el gobierno amplifican el impacto negativo de la pandemia en la economía”, agrega el informe del área de investigaciones que lidera el mexicano Carlos Capistrán, economista en jefe para México y Canadá de Bank of America.

Según el informe, para recuperarse más rápidamente, México necesita brindar más apoyo del gobierno con un esfuerzo coordinado para reducir la incertidumbre política y aumentar el estímulo fiscal en un 1-2% del PIB.

El crecimiento de México se beneficiaría con un círculo virtuoso de políticas expansivas: una gran reducción de la incertidumbre de la política reduciría la prima de riesgo, lo que reduciría las tasas de interés y permitiría a Banxico bajar más la tasas que facilitaría un mayor impulso fiscal. Desafortunadamente, los esfuerzos sin coordinación pueden hacer más daño que beneficio”, agrega el análisis de Bank of America.

Algunos datos importantes, según Bank of America: 

  • La alta incertidumbre política ha afectado a las inversiones desde hace algunos años y la pandemia la debilitó aún más
  • La economía mexicana y la de EU seguirán alejándose por algún tiempo atrás (cuando habitualmente comparten el mismo movimiento de la economía debido a la fuerte co dependencia comercial)
  • El repunte de la economía se comenzará a notar a partir del segundo trimestre de 2021. 
  • Entre las previsiones de crecimiento se incorpora el adelanto del gasto público antes de las elecciones de mitad de período de junio.
  • La incertidumbre en la política interna no ayuda a la atracción de inversiones: las discusiones por la eliminación del outsourcing (que es una fuente importante de mano de obra en las maquilas de exportación) y cambios en las reglas del Banco de México con respecto a las operaciones en dólares. 
  • El crecimiento en 2021 del 3% estará apoyado en dos pilares: la rápida recuperación de EU y la vacunación de la población en el país. 
  • Como en 2020, el motor de recuperación será los dólares que lleguen por las remesas y por el incremento en la importación de productos mexicanos por parte de EU. 
  • Los principales riesgos que podrían afectar un crecimiento de 3% en el PIB en 2021 serían el aumento de contagios y defunciones por Covid-19 en el Valle del México (que representa ¼ de la economía nacional) y una escalada de incertidumbre política y disturbios sociales en torno al proceso electoral en México de junio próximo.