OCESA y otras subsidiarias de CIE reciben multas por prácticas monopólicas
Foro Sol, operado por OCESA. Foto: Wikicommons

La Comisión Federal de Competencia Económico impuso multas por un total de un millón 30 mil 251 pesos a OCESA Entretenimiento y otras subsidiarias de Grupo CIE “por incumplir algunos de los compromisos que asumieron ante la COFECE para restaurar la competencia y libre concurrencia en el mercado de servicio de boletaje, cuando se investigaban posibles prácticas monopólicas relativas”.

En diciembre de 2015, la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), inició una investigación por la posible realización de conductas anticompetitivas para establecer ventajas exclusivas en el mercado de la producción de espectáculos en vivo, operación de centros para espectáculos y venta automatizada de boletos.

Ante ello, Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE), solicitó, en agosto de 2018, el beneficio de dispensa y reducción de sanciones, a cambio se comprometió a cumplir ciertos compromisos para suprimir la conducta investigada y restituir el proceso de competencia y libre concurrencia.

Sin embargo, en un reciente informe, COFECE da a conocer que esto no sucedió del todo y las subsidiarias de Grupo CIE incumplieron algunas de las obligaciones que asumieron al omitir incluir la manifestación de no exclusividad, prevista en la resolución, a 25 contratos de servicio de boletaje, lo que impidió que los operadores y promotores tuvieran certeza de que podían escoger libremente con quién contratar este servicio; acción correctiva que cumplieron extemporáneamente, y no reportaron, en 2020, dos contratos celebrados en 2019.

Además de OCESA Entretenimiento, fueron multadas: Venta de Boletos por Computadora (VBC), ETK Boletos (ETK), Operadora de Centros de Espectáculos (Operadora) e Inmobiliaria de Centros de Espectáculos (ICESA).

No se aclara si CIE pagó la multa pero COFECE informó que de realizaron las modificaciones a los contratos con un convenio modificatorio.

Este texto es parte de un artículo que se publicó originalmente en en Revista Fortuna. Consúltalo completo aquí.