La-Lista de lo que debes y no debes hacer si necesitas un préstamo rápido de dinero
Ilustración: Samantha Guerrero/ La-Lista

En épocas de crisis los préstamos rápidos de dinero para particulares o pequeños negocios son una opción para sobrellevar la falta de efectivo y tratar de reponerse conforme se reactiva la economía después de la etapa más dura de la pandemia. Pero antes de solicitar un préstamo que parece sencillo y al que no le importa tu historial de crédito, toma las siguientes precauciones porque puede tratarse de un fraude o de un gancho para robar tus datos personales.

En Facebook, Tiktok y algunos anuncios de Marketplace publicitan préstamos rápidos y tarjetas de crédito sin importar tu historial crediticio. Entre esos anuncios hay opciones que puedes valorar como una oportunidad de préstamo o encender los focos rojos para evitar que seas víctima de otros delitos.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) confirma que actualmente existe una mayor facilidad para obtener préstamos en línea o créditos a través de apps que pueden provenir de instituciones financieras autorizadas, pero hay otros que pueden terminar en un abuso o un fraude.

¿Por qué es importante revisar quién te ofrece dinero prestado?

Jesús Chávez Ugalde, director de análisis y estadísticas de servicios y productos financieros de la Condusef, advierte que puede haber negocios que ofrecen dinero pero también se puede tratar de un fraude o de una captación de tus datos personales para otros fines.

“Esto tiene muchas implicaciones, no tanto la contratación del crédito sino de la información que ofrece el usuario en la supuesta contratación que pueda ser un fraude, robo de identidad o que tenga una tasa de interés muy alta y que se convierta en algo impagable o con amenazas”, dice.

Verifica las aplicaciones antes de descargarlas en tu celular

Verifica si la app en la que ofrecen prestarte dinero se encuentra en las tiendas como Google Play o App Store. Si no aparece ahí, es probable que sea apócrifa.

Protege tus datos personales

Toma en cuenta que si alguien tiene acceso a tu identificación oficial, tu comprobante de domicilio, tu número de teléfono y algún otro dato personal, puedes ser víctima de robo de identidad. Y con ello, se pueden cometer conductas indebidas usando tu nombre.

Evita dar información confidencial de tus cuentas bancarias

Si para continuar con la cotización, una app o formato digital te pide mail, nombre, identificación, comprobante de domicilio, teléfono, fotografía de la tarjeta de débito por los dos lados, “no te van a autorizar el préstamo o te van a decir que te vuelvas a comunicar en algunos días, y pueden hacer mal uso de esa información como compras”, advierte Chávez.

Conoce si el préstamo proviene de una institución regulada

Si la opción de crédito te llega por medio de la app del banco donde tienes tus ahorros, es muy probable que la oferta sea real y que esté regulada por las autoridades que supervisan a los bancos e instituciones financieras.

Cerciórate que sea una institución financiera que esté en el SIPRES, ingresa el nombre de la empresa y verifica si está o no autorizada. Si la empresa no aparece, no aceptes nada. Y aún si aparece, haz una doble confirmación: entra a la página web oficial de la empresa y llama para corroborar la oferta. Recuerda que también hay páginas falsas que suplantan la identidad de las empresas.

Este paso de doble verificación es indispensable si la oferta de crédito es por cualquier medio, ya sea una app, a través de un anuncio en redes sociales, si recibiste una liga por mensajería instantánea, un folleto impreso o una llamada telefónica.

Valora la tasa de interés

Es importante que conozcas bien la tasa de interés, ya que el préstamo puede volverse impagable y después puedes ser víctima de amenazas o extorsiones para cobrarte. El rango promedio en préstamos es de 40%; si es menos de 20% puede tratarse de un engaño.

Otros red flags para decir no a préstamos rápidos

  • No checan el buró de crédito
  • No importan los ingresos
  • Ofrecen el dinero en 24 horas 
  • Tienen una tasa de interés baja 
  • Dan créditos muy altos
  • Te piden un depósito para gastos de investigación o administrativos

Si ya revisaste los pasos anteriores y decides solicitar el crédito porque se trata de una institución regulada, sigue los siguientes pasos:

  • Revisa la tasa de interés
  • Conoce si hay un costo de seguro y gastos administrativos
  • Considera el tiempo para liquidar la deuda 
  • Revisa el Buró de Entidades Financieras de la Condusef, un catálogo para conocer reclamaciones de usuarios, las prácticas no sanas e información sobre su desempeño.

¿Quién regula a los que prestan dinero?

Hay opciones de créditos que llegan por bancos o por financieras tecnológicas, también llamadas fintech. Estas instituciones son reguladas por Condusef junto con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Cuando están oficialmente registradas, forman parte del Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES).

Hay otro tipo de préstamos por parte de empresas comerciales que no son Fintech y los regula Profeco. Y hay otras que “se encuentran en medio, son tierra de nadie”, dice Chávez, es decir, están en la ilegalidad.

¿Qué pasa si un despacho de cobranza me acosa?

Durante 2019 hubo 30 mil 182 problemas relacionados con despachos de cobranza. En 2020 hubo una disminución a 27 mil 752, mientras que para 2021 aumentó a 47 mil 111. “Tuvo que ver con personas que no pudieron ir pagando sus créditos o no tuvieron acceso a los programas de apoyo que se dieron durante la pandemia”, dice Chávez. 

Aunque Condusef no tiene injerencia en los despachos de cobranza, entes encargados de cobrar a los usuarios morosos, sí lo tiene sobre las instituciones financieras, es decir, bancos y fintech. Estos despachos no pueden:

  • Ser groseros
  • Llamar fuera del horario establecido (7:00 a 22:00 horas)
  • Amenazar con un embargo ni colocar carteles o papeles afuera de tu casa que digan que eres deudor
  • Hablarle a tus contactos como las recomendaciones o a tu jefe; el que no se salva es el aval. 

Si alguno viola alguna de estas reglas, puedes contactar a la Condusef y decir que te acosan o molestan de parte de la institución financiera. 

“La gente sí se puede quejar y levantar una reclamación que puede ser en línea en el REDECO (Registro de Despachos de Cobranza) y Condusef hace que dejen de molestarlo y sanciona a la institución financiera”, dice Chávez.

En ocasiones, el número al que llaman no es del deudor porque ya cambió o porque tienen mal en la base de datos o por robo de identidad. 

¿Qué hacer si te engañaron o si no puedes pagar?

Si obtuviste un crédito por alguna institución financiera regulada por Condusef y no te cumplen lo que venía en el contrato, la Comisión te defiende. 

Si fuiste víctima de una actividad no regulada, que sea informal (tandas, pirámide, caja de ahorro, entre otros) o de algún fraude, debes denunciar ante la policía cibernética y el Ministerio Público.

  • En CDMX; llama al 55 5242 5100, ext. 5086
  • En Edomex: llama al 722 275 8300, ext. 12202, 12203, 12206 y 12207.

Si tienes una deuda con alguna institución y no puedes pagarla o te retrasaste en los pagos, acude a tu banco o institución que te dio el crédito para negociar tu deuda y liquidarla.