‘Mi calidad de vida es otra’. ¿Cómo es trabajar cuatro días a la semana?

Todas las semanas son de fines de semana largos, así los describe Mariana Valdivia, jefa de web en Worky, una startup mexicana de software para la gestión de Recursos Humanos en pequeñas y medianas empresas y que ha implementado la semana laboral corta de cuatro días.

Para Valdivia, una programadora de 33 años de edad que vive en la Ciudad de México, los viernes son de natación y de ir al tianguis, con la semana laboral corta pudo cultivar su vida y pasatiempos favoritos: cocinar, tejer, pintar, nadar y la carpintería.

“Mi vida ha cambiado muchísimo, mi calidad de vida es otra, tengo más tiempo para hacer lo que yo quiera el fin de semana”, cuenta en entrevista para La-Lista.

A raíz de la pandemia, Oscar Castillo, director general de tecnología y uno de los fundadores de Worky, surgida en 2018, notó que no existía un balance entre la vida laboral y personal.

“Teníamos malos hábitos, perdíamos mucho tiempo en juntas, tratamos de quitarlas y comunicarnos mejor por escrito. Tuvimos mayor productividad, pero el balance de vida no era tan claro porque todos tenían la necesidad de conectarse”, explica Castillo.

En el último trimestre de 2021, Patricia Arroyo, directora de producto en Worky, propuso reducir a cuatro días la semana laboral (de lunes a jueves) sin reducción en la paga ni extensión en el horario, en el área más grande de la empresa, la de los desarrolladores, con una prueba piloto de tres meses.

“Sin repartir las horas del viernes, buscamos la eficiencia y trabajar las mismas horas y lograr en menos tiempo los objetivos”, explica Arroyo

 “Es una gran prestación: 52 días más de vacaciones al año, todos estaban dispuestos a dar todo, pero ahora era que no se pasaran de sus horas, sin estrés, y matar los malos hábitos”, dice Castillo.

'Mi calidad de vida es otra'. ¿Cómo es trabajar cuatro días a la semana? - worky-semana-laboral-corta-mexico
Worky, una startup mexicana, ha implementado la semana laboral corta de cuatro días en México. Foto: Cortesía Worky

Horas ‘nalga’ por horas ‘mente

Eligieron al equipo de desarrolladores para la prueba piloto porque su trabajo se podía hacer en remoto.

En el primer mes, Valdivia cuenta que no fue sencillo acostumbrarse a trabajar solo cuatro días. “Aprendimos a ser más eficientes y estratégicos, nos volvimos celosos del tiempo, todas nuestras horas son valiosas y clave para sacar los pendientes”, cuenta.

En el primer mes, Valdivia cuenta que no fue sencillo acostumbrarse a trabajar solo cuatro días. Al siguiente mes, la preocupación estaba en terminar algunos proyectos, pero lo lograron. Para el tercer mes, el equipo estaba acoplado.

Valdivia reconoce que sí tomó algunos viernes para trabajar, en el primer mes fue completo, pero no era un viernes normal. “Me conectaba una o dos horas; en el segundo mes, menos; en el tercero no me conecté”, cuenta.

Los cambios que aplicaron para que la semana corta funcionara fueron:

  • Comunicación asíncrona: envían mensajes por escrito sin esperar que sean atendidos de manera inmediata; son más claros en las solicitudes.
  • Las juntas innecesarias se trasladaron al plano escrito, otra vez, comunicación asíncrona; no se eliminaron totalmente.
  • Los miércoles no tienen llamadas internas.

En diciembre de 2021, Worky realizó una encuesta para conocer cómo se había sentido el área tras la prueba piloto:

  • Se retuvo a 97% de los colaboradores desde que inició el experimento a la fecha.
  • 100% afirmó tener balance entre lo personal y laboral.
  • 42% trabajó algún viernes para llegar a sus objetivos.
  • 52% dijo sentir más presión.
  • 95% se sentía más motivado.
  • 90% dijo sentirse más productivo con un fin de semana de tres días.

Actualmente, de los 85 empleados que tiene la empresa, 45 están en el modelo de semana corta, mientras que otras áreas están corriendo experimentos más pequeños: un par de semanas reducidas al mes o trabajan medio día.

Tras un año de trabajar cuatro días, Valdivia no cambia los viernes de natación y ejercicio, de convivir más con su madre, de ir al tianguis, y que ahora es un factor determinante para cambiar de trabajo.

'Mi calidad de vida es otra'. ¿Cómo es trabajar cuatro días a la semana? - semana-laboral-corta-mexico-
Mariana Valdivia recuperó pasatiempos como tejer y la carpintería a raíz de la implementación de la semana corta laboral en la empresa donde trabaja, Worky. Fotos: Cortesía Mariana Valdivia

¿Qué buscan las personas empleadas?

México es el país de la OCDE donde se trabaja más horas al año, con más de 2 mi 137 horas, lo que lo coloca en un 24% por arriba del tiempo promedio de los países miembros de la organización. 

Según Manpowergroup, empresa multinacional de capital humano, el 62% de las mujeres y el 65% de los hombres preferiría trabajar una semana comprimida de cuatro días (pagada por cinco).

Recientemente el empresario Carlos Slim reiteró su postura de que las personas deben tener semanas laborales de tres días, con hasta 36 horas, y así duplicar los puestos de trabajo. Sin embargo, los especialistas consultados por La-Lista dicen que no es viable en todos los sectores y que existen diversos retos para implementarlo.

Tras la pandemia los empleados buscan nuevas formas de trabajar con modelos híbridos, menos horas, flexibilidad y mejores prestaciones en general, explica a La-Lista, Francisco Briseño, socio líder de Workforce Transformation de la consultora internacional de negocios PwC México.

Por otro lado, el reporte 2022 Global Talent Trends, elaborado por LinkedIn a 20 mil personas de más de 30 países, señaló que las principales prioridades del talento para elegir un nuevo trabajo son: un balance entre trabajo y vida personal (63%).

“Las organizaciones se tienen que replantear cómo estoy midiendo a las personas, cuál es el objetivo del desempeño, cuál es el propósito del puesto y cómo las estoy habilitando”, explica el socio de PwC. 

Héctor Márquez, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH), explica que giros como la manufactura o el sector restaurantero no serían aptos para un modelo de semana laboral corta.

“Proponer que se reduzca la jornada laboral en horas o días indudablemente generaría costos, como en una fábrica, la producción sería menor y se tendría que contratar más personal”, dice Márquez, quien agrega que en caso de que se implemente la reducción de días solo beneficiaría a aquellos que se encuentren en la formalidad. 

Al segundo trimestre de 2022, del total de empleos que había en el país 56% eran informales.

“En lo que tenemos que trabajar es en una estrategia para convertir la informalidad a formalidad laboral”, puntualiza Márquez. Mientras que Briseño apunta a que México aún está lejos de implementar la semana corta.

Ambos reconocen que hay giros en los que se podría implementar este modelo, como administrativos, financieros, así como aquellas startups o fintechs dirigidas por jóvenes, pues son empresas más pequeñas que les permitiría hacer estos cambios en la forma de trabajar y son las generaciones más jóvenes las que lo impulsan,.

Por su parte, Arroyo explica que la gente está pasando su vida en un trabajo y que los resultados tienen que ver con cómo estén esas personas.

“Tal vez México sea de los últimos países en sumarse a algo que hace sentido, un valor tangible”, sentencia Arroyo. “Este es el futuro del trabajo”.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales