¿Hasta dónde puede bajar el tipo de cambio pesos por dólar?

Pocos precios en México generan tanta expectativa como el del tipo de cambio (pesos por dólar). La reciente apreciación del peso mexicano a su mejor nivel en tres años, alrededor de 18.70 spot ha tomado por sorpresa a los operadores, inversionistas y analistas. La gran pregunta es ¿hasta dónde más puede bajar la cotización cambiaria?

La respuesta no es trivial. Los inversionistas de todo el mundo están siguiendo de cerca los datos de inflación en busca de pistas sobre cuánto tiempo y hasta dónde llegará el endurecimiento de la política monetaria por parte de los bancos centrales.

Los precios al consumidor cayeron en Estados Unidos

Los datos de la semana pasada mostraron que los precios al consumidor de Estados Unidos cayeron a tasa mensual por primera vez en más de dos años y medio en diciembre, su sexto retroceso consecutivo en términos anuales, lo que aumentó las expectativas entre operadores de que la Reserva Federal está teniendo éxito suficiente como para dejar de subir las tasas de interés pronto, y luego recortarlas hacia finales del año.

 La creencia de que el banco central de Estados Unidos hará recortes ha persistido incluso cuando los funcionarios de la Fed enfatizan que necesitarán mantener las tasas más altas durante más tiempo para reducir por completo las presiones inflacionarias.

 El otro factor que ha contribuido a este escenario de los mercados es el riesgo de recesión económica. Si la economía se enfría lo suficiente, los inversionistas apuestan a que la Fed tendría que hacer un viraje a su actual política monetaria (recortar tasas).

Los recientes datos en Estados Unidos, sobre todo los ISM manufacturero y de servicios han abonado en esta lectura. Así, indicadores de precios o de actividad económica seguirán abonando en estas especulaciones sobre los futuros pasos de la Fed. Las cifras más relevantes sobre precios ya se han dado a conocer, solo resta el de precios al productor.

De actividad económica, destacan las ventas al consumidor y la producción industrial. Estos tres indicadores se publicarán esta semana. En cualquier caso, si los tres confirman contención de los precios y menor dinamismo en el consumo y la industria, las ganancias recientes de la moneda mexicana se podrían consolidar y no se descarta un rally adicional hacia 18.50 spot.

Habrá volatilidad

Por el contrario, cualquier señal de que la economía se mantiene fuerte, podría ser el pretexto para una toma de utilidades después de las fuertes ganancias en el mercado cambiario mexicano y presionarlo hacia 19.00 spot. Los movimientos en la cotización no lucen muy pronunciados. En ambos escenarios estamos hablando de alzas/bajas de 25 centavos.

De todas formas, se continuaría haciendo referencia de una fortaleza relativa del peso mexicano por lo que resta del mes. Quizá el catalizador que puede generar movimientos más robustos en el tipo de cambio es la decisión de política monetaria de la Fed del primero de febrero. Será una nueva oportunidad para la autoridad estadounidense de buscar alinear al mercado con sus expectativas.

Es probable que el tono del comunicado sea considerado hawkish, así como los mensajes de su presidente Powell en la conferencia de prensa. Lo anterior sí podría convertirse en un elemento que genere “decepción” y provocar caídas en los precios de los activos de mayor riesgo, entre ellos el peso mexicano. Dependiendo del nivel en el que lo tome, el retroceso en la cotización puede ser cercano a los 50 centavos.

Así, mientras no cambie la apuesta actual del mercado de recortes de tasas por parte de la Fed, posibles escenarios de presión sobre la moneda mexicana serían limitados y hay espacio para que el tipo de cambio baje un poco más. Entre más tiempo se mantenga la Fed presionando por una narrativa más larga de alzas de tasas de interés o de mantenerlas en máximos, es cuando el mercado cedería y colocaría los recortes de tasas para 2024.

Analista responsable:

Jorge Gordillo Arias