Una <em>influencer</em> sin WhatsApp ni Instagram: ‘Sentí que fue un respiro’
La conductora e influencer Violeta Moreno. Foto: Instagram

¿Vivir siete horas sin WhatsApp, Facebook e Instagram? La influencer Violeta Moreno primero enfrentó la desesperación porque no podía compartir fotos, videos ni mensajes con sus más de 40 mil 700 seguidores. Luego vino la calma, fue un respiro en medio de la vorágine de notificaciones que recibe y responde a diario.

Así vivió la conductora el lunes 4 de octubre, que pasará a la historia como el día en que se cayeron por más tiempo las redes sociales propiedad del empresario tecnológico Mark Zuckerberg.

Soy Violeta Moreno. Me desperté, estuve respondiendo algunos mensajes y me di cuenta que ya no podía mandar ninguno. Creí que era mi internet, quité el WiFi, puse mis datos y nada. Dije: ¡Qué raro! ¿Será mi WhatsApp? Me metí a Instagram y lo mismo. Empecé a ver varias páginas y se veían bien, no me percaté que no funcionaba WhatsApp hasta después de 10 minutos.

Me metí a Twitter –porque es la plataforma en la que puedo ver qué está pasando– y efectivamente: no solo se cayó WhatsApp, sino Instagram y Facebook. Uso demasiado las dos, WhatsApp e Instagram, son las que diario utilizo a todas horas.

Sentía mucha presión de publicar ciertas cosas, sobre todo de viajes que realicé el fin de semana. Tenía que compartir reseñas de cómo lo había vivido. No podía publicar nada, tampoco las marcas que me mandan cosas o me dicen: “Oye podemos subir esta imagen, esta promoción y lo que te mandamos”. Realmente no pude publicar nada en Instagram.

Por un lado dije: ‘Se me va a juntar todo porque tengo que hacer varias stories y post’. Por otro lado sentí que fue un respiro, que no tenía esa necesidad de estar escribiendo o posteando todo el tiempo. Dije: “¡Ay, qué relajación!”, porque ni siquiera en el trabajo me están buscando por WhatsApp.

Me dedico a las redes sociales, pero también tengo un trabajo fijo, entonces lo complemento. Aún así mi herramienta de trabajo todo el tiempo es el teléfono, me informo a través del celular.

Me puse a pensar qué pasaría si no tuviéramos redes sociales, creo que el mundo sería mucho más relajado. No habría ego ni competencia, no te sentirías mal por muchas cuestiones. Creo que las redes sí ayudan en muchos sentidos para la comunicación, pero sí son un poco tóxicas. Estar todo el tiempo como adictos y enajenados a las redes sociales me parece conflictivo y hoy me di cuenta que la caída me dio relajación y paz.

En cuanto regresaron los mensajes tuve que subir stories y se me juntó el trabajo. Las marcas entendieron que se fue todo. ¿Hubiera tenido una alternativa? No lo sé. Todo es redes sociales ya, creo que no hubiera habido alternativa.

Me gustaría volver a tener uno de estos respiros. Es mucho bombardeo de información todo el tiempo. Las redes ya son parte de mi vida, así que es extraño que lo diga, pero sí me gustaría tener un respiro más de esta forma.