Integrante de Pussy Riot salió de Rusia disfrazada de repartidora de comida
María Aliójina, integrante de Pussy Riot. Foto: Twitter

María Aliójina, integrante del grupo ruso Pussy Riot, comentó el miércoles que pudo salir de Rusia tras engañar a la policía disfrazándose de repartidora de comida.

La activista se suma a los miles de rusos que abandonaron el país desde el inicio de los ataques contra Ucrania, sucedidos el 24 de febrero. 

En septiembre, María Aliójina fue condenada a un año de “restricciones” a su libertad (que incluyen control judicial, toque de queda nocturno y prohibición de salir de Moscú) por convocar una manifestación contra la detención de Alexéi Navalni

La justicia rusa endureció en abril de 2022 las medidas contra la integrante de Pussy Riot, sustituyéndolas por una pena de prisión, en una cita a la que no asistió

En una entrevista con el New York Times, la activista de 33 años dijo el miércoles que consiguió salir de Moscú disfrazada de repartidora de comida, dejando su teléfono móvil para evitar que la policía la localizara. 

Luego cruzó la frontera hacia Bielorrusia y una semana después pudo cruzar a Lituania tras varios intentos, explicó María Aliójina en la entrevista. 

“Me alegré de haberlo conseguido, porque fue un gran e imprevisible ‘beso de despedida’ para las autoridades rusas”, dijo. 

Su compañera Lucy Shtein, también integrante de Pussy Riot, publicó una foto en Twitter de María Aliójina con un uniforme verde de la compañía Delivery Club y con una bolsa de comida a la espalda. 

María Aliójina “no ha huido de Rusia, se ha ido de gira”, empezando por un concierto el 12 de mayo en Berlín para recaudar fondos para Ucrania, dijo Lucy Shtein en Twitter. 

Maria Aliójina ya cumplió una condena de dos años de prisión por realizar una “oración punk” en la catedral de Cristo Salvador de Moscú en 2012.

Con información de AFP